Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JESSICA LANGE | Actriz ('American horror story')

"El aire televisivo está menos viciado"

Pocos valoraron los comienzos de Jessica Lange en el cine, pero tras una carrera de más de tres décadas que ha convertido a la protagonista de Frances, Dulce Sueños o Las cosas que nunca mueren en una de las actrices más respetadas de su generación, ahora acaba de dar su salto a la televisión. En American horror story, que estrenó Fox el lunes pasado (21.30), Lange, de 62 años, es el puntal de una trama de terror, asesinatos y fantasmas que se niegan a morir. Su presencia como la peculiar vecina de una casa maldita aumenta la tensión entre sus nuevos ocupantes, un matrimonio en crisis que interpretan Dylan McDermott y Connie Britton. Detrás de esta ficción, que ha devuelto con clase y sin vísceras el género de terror a la pequeña pantalla, están Ryan Murphy, autor de Glee y Nip/Tuck y Brad Falchuk. Murphy, además, hace por Lange algo que solo Sam Shepard, su pareja desde hace 30 años, había hecho antes: escribir el papel pensando en ella.

"Constance es exagerada, sureña shakespeariana, muy diferente a mí"

Pregunta. ¿Cómo es Constance, el personaje que ha preparado para usted Ryan Murphy?

Respuesta. Está claro que Ryan expresa sus sentimientos por boca de Constance. Es una relación simbiótica que vivo por primera vez con alguien que no es Sam. Yo no escribo, pero como actriz siempre busco la verdad y soy capaz de bucear en mi alma, en mis emociones, hasta encontrarla. Constance es una mujer exagerada, shakespeariana, sureña, totalmente diferente a mí y a las mujeres que conozco, y eso la hizo imposible de rechazar. Yo soy alguien con un fuerte sentido de mí misma y muy espontánea. En estos años he evolucionado como actriz y como mujer, pero sabiendo bien de dónde vengo.

P. ¿Se siente cómoda con el salto del cine a la televisión?

R. Es un trabajo interesante. El cine es un ejercicio de interpretación donde tienes un primer, segundo y tercer acto. Aquí hay veces que no veo el guión hasta el día antes del rodaje. Pero también está siendo liberador porque Ryan escribe esas pequeñas arias para mí, lo que convierte nuestra relación en algo único.

P. ¿Tuvo dudas antes de aceptar el papel?

R. Había hecho televisión, pero nunca una serie. No lo dudé porque muchas de mis coetáneas están haciendo trabajos realmente interesantes. Lo que me importa es el guión y la serie me proporciona alguno de los mejores guiones que he leído en años. Como personaje, Constance es uno de los más ricos que he interpretado. Junto con otros que llevo en mi corazón como Frances, por supuesto, Patsy Cline, de Dulces sueños o Blanche Dubois, de Un tranvía llamado deseo. No hay ningún estigma en el hecho de hacer televisión. Al contrario, el aire televisiva está menos viciado.

P. A Jessica Lange, ¿qué le da miedo?

R. Nunca fui miedosa hasta que tuve hijos. Entonces tuve miedo por ellos y por mí ¿A qué? Nada me aterroriza más que la mentira. La infidelidad, la traición, cómo destruye una familia, una relación, a los hijos. Y ese es el centro de American horror story.

P. En American horror story el reloj da marcha atrás 30 años.

R. Sí, utilizaron las mismas técnicas que en Benjamin Button. Yo interpreté la escena y los técnicos se encargaron de echar el tiempo atrás.

P. ¿Le preocupa la edad?

R. Siempre me intriga saber si esta pregunta se la hacen también a los hombres. Como actor, la edad es un ejercicio maravilloso. Envejecer delante de la cámara y conocer en todo momento la parte física del personaje, sus movimientos, su energía, su voz. He envejecido en más de una ocasión, para ese telefilme tan maravilloso que fue Grey gardens, por ejemplo. Y me encanta.

P. La casa es un personaje más. ¿Cómo es la suya?

R. He vivido en Virginia, en Minnesota y ahora he vuelto a Nueva York. Me considero una gran historiadora de mi vida personal. Conservo fotografías, películas... todo lo que he documentado de mi familia desde hace 30 años. He hecho mi propia edición de libros con las fotos de mis hijos y la crónica de sus vidas desde que nacieron. Eso sí, soy culo inquieto por naturaleza, así que la casa en la que más he vivido es quizá la cabaña que tenemos en el norte de Minnesota, y por eso mismo se ha convertido en nuestro museo donde está cada diente, cada nota, cada dibujo de cualquiera de ellos. Un poco obsesiva, sí.

P. ¿Cree en los fantasmas?

R. Por supuesto. Con todo lo que he vivido he parado en más de una casa con fantasmas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2011