Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bank of America renuncia a cobrar más comisiones por la presión de las redes sociales

Las redes sociales y el empuje de una niñera abortaron el intento del mayor banco de Estados Unidos por volumen de activos, Bank of America, de cobrar una comisión mensual de cinco dólares a sus clientes por el uso de sus tarjetas de débito o sus cuentas de cheques.

Molly Katchpole, 22 años, residente en Washington, hace equilibrios para llegar a final de mes, a pesar de tener dos trabajos. Por eso, cuando hace poco menos de cuatro semanas, Bank of America, su banco, anunció que a partir de enero impondría cinco dólares de cargo por hacer algo tan sencillo cómo usar la tarjeta de débito una sola vez en un mes, Katchpole estalló de indignación y recurrió a lo único que estaba a su alcance: Internet.

"Pensé que no era la única que se sentía engañada", ha declarado la joven a la cadena de televisión CBS. "Sabía que había gente que pensaba lo mismo así que me fui a la página web Change.org e inicié la petición para que la gente cerrara sus cuentas". La solicitud de esta niñera y consultora independiente casi alcanzó las 307.000 firmas y se propagó de la noche a la mañana por las redes sociales como Twitter y Facebook.

"¡No era posible que el banco pretendiera cobrarme por tener acceso a mi propio dinero!", ha dicho la joven a la agencia Efe. "Ya estaba bien de escuchar lo mal que lo estaban pasando los bancos, que han sido rescatados con el dinero del contribuyente, cuando yo casi no logro vivir entre cheque y cheque", prosigue Katchpole. Tanto Bank of America como otras instituciones financieras -SunTrust Banks, Wells Fargo, JP Morgan...-, que también han anunciado que retiran su plan de cobrar cargos mensuales por compras y transacciones hechas con las tarjetas de débito, pretendían reemplazar los supuestos 8.000 millones de dólares (5.822 millones de euros) que van a perder como consecuencia de la ley de reforma financiera de Barack Obama, gravando las operaciones de sus clientes. No lo han conseguido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 2011