Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El agravamiento de la crisis

La OIT vaticina que la crisis de empleo seguirá hasta 2016

La eurozona bate el récord de parados desde que nació la moneda común

La crisis financiera mundial ha hecho mucha mella en el empleo. España es el ejemplo más dramático. El parte, de momento, arroja cinco millones de parados, antes 1,8. Pero la factura en puestos de trabajo ha sido alta en casi todo el mundo. Cicatrizar esta herida costará mucho tiempo. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que harán falta cinco años, hasta 2016. Según los cálculos de la agencia dependiente de la ONU, recuperar los niveles de empleo previos al estallido financiero precisa 80 millones de empleos. Sin embargo, "la reciente desaceleración económica" hace que esto no sea posible a corto plazo, por lo que retrasa un año su pronóstico inicial de recuperación.

Los países se ocupan de los mercados y no del paro, según critica el organismo

La OIT critica con dureza la política seguida por la mayoría de países para salir de la crisis en un informe previo a la cumbre del G-20 que se celebra el próximo viernes en Cannes (Francia) y que se publicó ayer. "No se ha puesto suficiente atención al potencial que los empleos podrían tener para impulsar la recuperación. Los países se han enfocado principalmente en tranquilizar a los mercados financieros. [...] El debate se ha enfocado en la austeridad fiscal y en cómo ayudar a los bancos [...]. El empleo ha quedado relegado como tema de segunda instancia", analiza.

Las críticas de la OIT van más allá de las políticas seguidas para salir de la crisis. La organización -integrada por Gobiernos, sindicatos y empresarios de todo el mundo- también lanza sus dardos contra la moderación salarial en los últimos 20 años. "No ha generado una mayor inversión real", explica. "La moderación salarial ha contribuido a exacerbar los desequilibrios globales, lo cual, aunado a las ineficiencias del sistema financiero, dio paso a la crisis y la sigue perpetuando".

Entre las advertencias que lanza el organismo internacional está la del aumento del descontento social, que, según las encuestas que maneja, ha crecido en el 40% de los países estudiados (119) como consecuencia de que han empeorado las condiciones de vida. Tomando como base los estudios sociológicos de la empresa de sondeos estadounidense Gallup, la OIT apunta a que es en las economías avanzadas donde más posibilidades hay de que avance más el descontento social.

El argumento de la OIT encaja con los datos conocidos ayer de la evolución del paro en la zona euro. Desde que se puso en marcha la moneda única nunca hubo tantos desempleados. Según los datos que ayer publicó Eurostat, en la eurozona hay 16,2 millones, cinco más que cuando comenzó la crisis. La tasa de paro ha llegado en septiembre al 10,2. En el conjunto de la Unión Europea, el paro se ha situado en el 9,7%, con 23,2 millones de parados.

España es, en buena medida, responsable de esta evolución. Según Eurostat, que elabora sus estimaciones partiendo de la EPA y los registros de las oficinas de empleo, de los 16,2 millones de parados, 5,2 se encuentran en España, el 32,4%.

A comienzos de 2007, año en que comenzó la crisis, el paro español apenas representaba el 10% del de la zona euro. Estos datos muestran, una vez más, que las crisis económicas en España se ceban en mayor medida con el empleo que en el resto de los socios europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de noviembre de 2011