Reportaje:

El Zafira se vuelve deportista

El nuevo monovolumen compacto de Opel crece en tamaño y refuerza sus aptitudes familiares, pero ahora tiene una línea más afilada, motores más potentes y una conducción más dinámica

De Zafira a Zafira Tourer. El nuevo monovolumen compacto de Opel pega un buen estirón y refuerza su espacio y aptitudes familiares. Pero, al mismo tiempo, añade una faceta más dinámica que se aprecia ya en la línea y también al volante. Sigue incluyendo siete plazas, aunque por primera vez estará disponible solo con cinco. Por su parte, el Zafira seguirá comercializándose.

Ya se vende desde 19.965 euros con motor de gasolina (1.8 de 115 CV) y a partir de 21.965 con turbodiésel (2.0 CDTi de 110 CV). Las tarifas son contenidas, pero tienen truco: el acabado básico Expression, al que corresponden estos precios, no lleva aire acondicionado, radio, ordenador ni otros equipos habituales. El motor 2.0 CDTi con acabado Selective, que reúne ya una dotación completa, sube a 24.215 euros.

Aparte de ser más grande, el Zafira Tourer está también más cuidado. Pero lo más llamativo es su nuevo planteamiento, que hace guiños a la deportividad: línea más afilada, motores de hasta 165 CV y una conducción con mejor tacto y mayor manejabilidad. Estas características lo emparejan con los monovolúmenes compactos más dinámicos, como los Ford Grand C-Max, Peugeot 5008 y Renault Grand Scénic. Un Citroën C4 Grand Picasso o un Chevrolet Orlando se inclinan más hacia la comodidad.

Con una carrocería de 4,65 metros, el Zafira Tourer es 18 centímetros más largo que el Zafira. Y este detalle cambia las proporciones de su traje, que resulta más estilizado, y permite también ampliar el espacio: ahora hay más sitio para las piernas en la segunda fila. El maletero crece de 140 a 152 litros al utilizar los siete asientos y llega a 710 litros al plegar las dos últimas butacas.

La paleta mecánica contempla dos motores de gasolina y tres turbodiésel. Los primeros son un 1.8 de 115 CV (desde 19.965 euros; consumo medio de 7,2 litros) y un 1.4 turbo de 140 CV con sistema Start&stop (desde 24.565; 6,3 litros). En turbodiésel se ofrece un mismo 2.0 CDTi con tres variantes: 110, 130 y 165 CV con Start&stop (21.965, 24.915 y 26.365 euros). Los tres gastan 5,2 litros de media. A principios de 2012 llegará una versión Ecoflex para el de 130 CV, también con Start&stop, que bajará a 4,5 litros. Todos vienen con cambio manual de seis marchas, salvo en el 1.8, que es de cinco. Los 1.4 turbo y el CDTi de 165 CV pueden montar un automático de seis.

Entre las opciones, destacan la suspensión electrónica y el portabicis Flexfix, que sale como un cajón del parachoques trasero y permite llevar cuatro bicicletas.

El Zafira Tourer mide 4,65 metros de largo y presenta una estampa estilizada. Incluye siete plazas de serie.
El Zafira Tourer mide 4,65 metros de largo y presenta una estampa estilizada. Incluye siete plazas de serie.

Un interior que se adapta a todo

Sin tener que sacar los asientos, es posible cambiar la configuración interior y pasar de un monovolumen de siete plazas a uno con dos y gran capacidad de carga. Salvo las dos primeras butacas, las otras cinco pueden esconderse en el suelo para adaptar el habitáculo a las necesidades de transporte. El mayor tamaño de la carrocería ha ampliado el espacio disponible en la segunda fila y en el maletero, pero no en los dos últimos asientos, que son un poco más justos que en el actual Zafira: valen para niños y adultos en trayectos cortos. El salpicadero es parecido al de la berlina Insignia.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Marcos Baeza

Redactor de Motor, especializado en producto y tecnología. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS, desde 1998, ligado siempre al automóvil. Sigue la actualidad del sector, prueba los nuevos modelos que llegan al mercado y analiza las tendencias y tecnologías asociadas, como la nueva movilidad eléctrica.

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS