Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG reclama un debate en TVG entre los líderes gallegos

"¿Por qué tiene miedo a debatir?". Con esta pregunta recriminaba ayer Guillerme Vázquez que el presidente de la Xunta no promueva un debate a tres bandas en la televisión pública gallega. El portavoz nacional del BNG exigió a Núñez Feijóo "levantar el veto" que impuso a TVG para evitar mesas redondas entre las tres formaciones políticas con representación en el Parlamento gallego.

Vázquez censura que el "bipartidismo imperante" pretende "invisibilizar" a otras formaciones políticas. Se ampara para defender sus afirmaciones en que el único debate que se emitirá "en horario de máxima audiencia" antes de las próximas elecciones del 20 de noviembre estará protagonizado por los candidatos de PP y PSOE. "¡Y a eso le llaman democracia!" protesta Vázquez, que asegura que este cara a cara será una discusión "sobre quién recorta más". El nacionalista denuncia que se pretende "evitar que los ciudadanos conozcan alternativas diferentes a las que ellos plantean" tapando aquellas formaciones que "cuestionan las políticas fracasadas y equivocadas" de los dos partidos.

Protesta en la Cámara

Armados con carteles a favor de la libertad de expresión y con pegatinas a modo de mordazas, se manifestaron ayer en el Parlamento siete trabajadores de CRTVG. Como representantes de sus compañeros de la compañía, protagonizaron una protesta silenciosa contra la decisión de apartar a los periodistas Alfonso Hermida y Ana Pérez del programa especial para las elecciones del 20-N después de que ambos participasen en un acto reivindicativo.

Fue en la bancada de invitados, durante una pregunta de la diputada del BNG Ana Pontón. La nacionalista demandaba al conselleiro de Presidencia, Alfonso Rueda, que explicara las "represalias" a los dos presentadores. Durante su intervención, Rueda declaró que la Xunta "no se inmiscuye" en las decisiones de la dirección de la compañía e indicó que no conoce "aún" el plan de cobertura de la campaña electoral.

Ante la negativa de los manifestantes a abandonar el hemiciclo, José Manuel Baltar, que en ese momento presidía la Cámara, les advirtió de que estaban "vulnerando" el Reglamento. Los trabajadores acabaron consiguiendo la suspensión de la sesión plenaria y fueron arropados por los aplausos de los diputados nacionalistas al abandonar el hemiciclo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de octubre de 2011