Urbanismo aprueba de nuevo el plan de Nou Mestalla que tumbó el TSJ

Hace cuatro meses que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) tumbó la modificación del PGOU de Valencia aprobada por el Gobierno local por la que se recalificó la parcela de Nou Mestalla. El Consistorio lo consideró un trámite normal pero el tribunal lo anuló porque la recalificación era de tal calado que debía ser revisada y aprobada por la Generalitat. Este defecto de forma dio al traste con una de las operaciones urbanísticas más importantes para el Valencia CF. El concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, aseguró entonces que volvería a repetir la tramitación, si era preciso, pero el planeamiento saldría adelante como se diseñó.

Ayer la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento inició este camino. Populares y socialistas dieron el visto bueno a la aprobación provisional de la modificación del PGOU que permite en la parcela que ocupa el esqueleto del Nou Mestalla, un hotel y otros usos lucrativos. El planeamiento propuesto se remitirá a la Generalitat y una vez lo apruebe, volverá al Consistorio para su aprobación definitiva. Hasta entonces la recalificación, aprobada por primera vez en 2008 y luego anulada, no será legal.

PP y PSPV votaron a favor y EU y Compromís, lo hicieron en contra

EU y Compromís votaron ayer en contra y razonaron su posición. Amadeu Sanchis, concejal de EU, argumentó que la sentencia del TSJ no solo evidencia un defecto de forma, también incluye el voto particular de dos magistrados, que describieron esta operación urbanística de típica de la burbuja especulativa. "La ciudad pierde suelo dotacional y equipamientos deportivos públicos", dijo Sanchis. Joan Ribó, de Compromís, añadió que con esta operación, el PP "evidencia que sigue instalado en la burbuja inmobiliaria". Compromís rechazó en su día la recalificación porque la parcela de uso deportivo público pasaba a manos del club de fútbol. Además, Ribó cuestionó durante la comisión el acceso de los peatones al estadio, que sufrirá un estrangulamiento con el nuevo planeamiento por culpa de la construcción del hotel.

La Comisión de Urbanismo corrigió también las deficiencias del PAI del Camino de Montcada, que el Tribunal Supremo anuló por defecto de forma. En una sentencia del pasado 3 de junio, el alto tribunal explica que el Ayuntamiento de Valencia tramitó mal la adjudicación del proyecto, que suponía la construcción de cientos de viviendas. El Supremo argumenta que el Gobierno local no razonó adecuadamente por qué la oferta de una empresa resultaba mejor que la de la otra que se presentaba. Ahora, con las obras a mitad y algunos edificios ya construidos, el proceso vuelve a empezar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de octubre de 2011.

Lo más visto en...

Top 50