Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA | DISCOS

Perico Sambeat

Hay discos que corren el riesgo de pasar inadvertidos entre la maraña de novedades con las que se pretende captar nuestra atención, y el dinero de nuestros bolsillos. Discos que no pretenden ofrecer al aficionado otra cosa que no sea una hora larga de música honesta y conmovedora. Este es uno de ellos. Su protagonista, el valenciano Perico Sambeat, es bien conocido, por sus grabaciones de flamenco-jazz, mientras que, como improvisador, hay quien le sitúa al mismo nivel que un Kenny Garrett o un Greg Osby. Frente a todo ello, un disco como éste, tan a contracorriente, puede parecer una obra menor. No lo es. Antes al contrario, Baladas constituye la prueba concluyente de la madurez artística a que ha llegado el saxofonista en el ejercicio de su profesión. Porque "cualquiera puede tocar rápido, pero tocar una balada exige enfrentarse al espacio desnudo y eso sólo pueden hacerlo los más grandes" (Fred Hersch). En Baladas, Sambeat se enfrenta a 11 clásicos del jazz y la música latina a tempo lento. De I cover the waterfront a Cuando me vaya, acaso la versión más espiritual que nadie haya interpretado nunca del conocido tema de Juan Manuel Serrat. Con el corazón en la mano: las interpretaciones de Sambeat adquieren un inusitado tono coltraniano (de Coltrane) que trasciende la materia que interpreta, lo que resulta particularmente notable en una irreconocible, para bien, Tú, mi delirio, de César Portillo de la Luz. Sensibilidad, emoción, economía..., lo dicho sobre Sambeat puede aplicarse a quienes le acompañan con extraordinaria musicalidad y aplomo: Bernardo Sassetti, piano; Borja Barrueta, batería, y Javier Colina, al contrabajo, tan swingeante y discreto como en él es habitual.

Perico Sambeat

Baladas

ContraBaix, Karonte

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 2011

Más información

  • Baladas