Corredor del Mediterráneo

Europa apuesta por el Mediterráneo

El corredor Este entra en el mapa de redes básicas de transporte de la UE - También su enlace con los ejes cantábrico y atlántico - El Gobierno invertirá 19.424 millones

Tres de los cinco corredores ferroviarios considerados básicos por la Comisión Europea (CE) nacen, atraviesan o acaban en el arco mediterráneo. Slim Kallas, comisario de Transportes europeo, arrancó ayer un gesto de triunfo a políticos y empresarios valencianos cuando anunció que el corredor ferroviario mediterráneo formará parte del mapa de Redes Transeuropeas de Transportes vigente hasta 2020-2030. Este corredor absorberá 19.424 millones de euros, un 39% del presupuesto total.

Y no solo ese eje. Bruselas también propone como básicos el corredor Cantábrico-Mediterráneo, que enlaza el este de España desde Valencia y Sagunto con Bilbao y San Sebastián, y el Atlántico-Mediterráneo, que conectará Valencia con Lisboa a través de Madrid.

El Mediterráneo se engancha a un eje que pasa por ocho Estados europeos
La Comisión subvencionará de un 10 a un 40% del proyecto
Más información
Una buena noticia en plena crisis
Tres lecciones y un horizonte
EL PAÍS y la Universitat ponen en marcha el espacio de debate Claustre Obert

En España, los cinco corredores elegidos ayer por la Comisión como básicos rompen el concepto radial en el diseño de las redes de transporte. Lo dijo el ministro de Fomento, José Blanco: "Se ha hecho un gran esfuerzo por superar el modelo radial impulsado en 2003 [cuando gobernaba España el PP]".

"Es un hito histórico y simboliza el éxito de la unidad empresarial y política", enfatizó la patronal valenciana Cierval. "Nos congratulamos de que la Unión Europea avance hacia una red reticular y policéntrica", valoró el lobby privado Ferrmed, creado en 2004 para defender este eje en Europa.

Europa solo reconoce como nodos logísticos básicos del corredor del Mediterráneo las ciudades de más de un millón de habitantes y los puertos que mueven el 1% del tráfico de la Unión Europea.

La propuesta que dio a conocer el comisario europeo de Transportes, en medio de una gran expectación, coloca en el mapa un corredor ferroviario de pasajeros y mercancías de 1.300 kilómetros, entre la frontera francesa y Algeciras. El otro corredor ibérico prioritario para Bruselas, el central, con igual origen y destino, dejó en 2003 los puertos del Mediterráneo español fuera de las grandes rutas de transporte de la UE.

La ruta escogida conecta por el litoral este español el norte de África con Centroeuropa, Escandinavia y norte de Rusia. Es un eje vital para los centros de producción localizados en el arco mediterráneo -como SEAT o Ford España-. Este gran eje atraviesa ocho Estados, con más de 4.000 kilómetros.

El trazado elegido por la Comisión Europea -que coincide con el esbozado por Fomento en su estudio técnico- deja fuera, sin embargo, enclaves, como Málaga. Las dudas en torno al trazado sur del corredor mediterráneo (entre Almería y Algeciras) se despejaron con solo un vistazo a los mapas que desplegó Kallas. Las vías se desviarán de Almería hacia Granada y Antequera para llegar a Sevilla y de allí a Algeciras. Una solución que margina gran parte de la costa andaluza. Joan Amorós, secretario general del lobby Ferrmed, aseguró que durante su tramitación -la propuesta será revisada el próximo año por el Parlamento y el Consejo Europeo- presentarán enmiendas para que el corredor pase por Málaga.

Dentro de los nodos logísticos que se beneficiarán de los fondos europeos se quedan los puertos de

Barcelona, Valencia, Cartagena-Murcia y Algeciras, el de mayor tráfico de España. Otros

que parecían en el aire, es el caso de Castellón, Sagunto o Alicante, podrán acceder a presupuesto comunitario. Allá donde no llegue la Comisión Europea lo hará el Gobierno español a través del plan nacional de impulso de mercancías por ferrocarril. Este plan debe hacerse cargo de conectar el corredor con las plataformas de mercancías. El Ministerio de Fomento ha cerrado acuerdos con la mayoría de comunidades autónomas del arco mediterráneo español menos con la Generalitat Valenciana.

"Ya tenemos la raya pintada en el mapa. Y ahora ¿qué?", planteó por la tarde el presidente del consejo de Cámaras de Comercio valencianas, José Vicente Morata tras mostrar su satisfacción por la selección del corredor. Vicente Boluda, dirigente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), habló en el mismo sentido.

Los empresarios entienden que, elegidos los corredores básicos, queda lo más difícil; financiar los tramos. En un escenario presupuestario tan restrictivo, Valencia insiste a Fomento que no estire más el brazo que la manga. Es decir, que "priorice" porque todo no será posible. El ministerio ha optado por abrir el abanico de opciones, con la inclusión de cinco corredores.

El Gobierno español tiene previsto invertir 19.424 millones de euros para hacer el corredor una realidad. A esta cantidad se añadirán los fondos europeos, de un 10 a un 40% del coste global del proyecto. Así, en el tramo entre Barcelona, Tarragona, Castellón y Valencia se invertirán 5.930 millones de euros entre 2014 y 2020, escenario temporal del nuevo mapa comunitario. Al tramo entre Valencia y Almería se destinarán otros 1.846 millones de euros y al trozo entre Almería y Algeciras irán a parar otros 4.385 millones. Se construirá un tercer carril, en ancho europeo, entre Barcelona y Cartagena, y entre Granada y Sevilla, al que se destinarán otros 3.756 millones de euros, solo para el transporte de mercancías.

En esa carrera por ser el primero de la lista, no solo del Gobierno español sino de posibles inversores privados, el corredor mediterráneo parte con cierta ventaja. El residente de la Generalitat, Alberto Fabra, repetía ayer una obviedad: el del Mediterráneo es el eje más rentable, "Si existe posibilidad de cofinanciación, este corredor tiene todas las papeletas para ser el primero", apuntó. La CE revisará en 2023 el estado de los proyectos seleccionados ayer.

Este corredor atraviesa un 18% de la superficie española que representa el 40% del Producto Interior Bruto nacional.

¿Qué es?

- 1.300 kilómetros de corredor ferroviario. Atraviesa cuatro comunidades españolas: Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía.

- Su zona de influencia representa el 40% de la población y del PIB de España y el 18% de su superficie.

- Une los puertos de Barcelona, Tarragona, Valencia, Cartagena y Algeciras, el de mayor tráfico de España.

- El eje ibérico conecta el norte de África con Centroeuropa hasta Escandinavia y el norte de Rusia.

- La inversión total prevista es de 19.400 millones de euros hasta 2020.

- La Comisión Europea solo reconoce como nodos logísticos del eje las ciudades de más de un millón de habitantes y los puertos con el 1% del total de tráfico de la Unión Europea.

- Permite segregar el tráfico de mercancías y cercanías en los núcleos urbanos que atraviesa.

Los vaivenes del corredor ferroviario de mercancías

- 2003. El Gobierno español, presidido por José María Aznar (PP) primó ante la Comisión Europea la red central frente al corredor mediterráneo. En el litoral Este pocos reivindicaban la conexión ferroviaria con Europa. La prioridad entonces era la conexión en alta velocidad con Madrid.

- 2004. Las relaciones entre los Gobiernos catalán y valenciano son inexistentes, lo que debilita la reivindicación de la eurorregión mediterránea y sus infraestructuras. Los empresarios empiezan a sensibilizarse de la importancia del corredor. Nace el lobby empresarial Ferrmed para presionar a favor de este enlace.

- 2005. Los Gobiernos valenciano, del PP, y catalán, del PSC, se unen para pedir un eje ferroviario exclusivo para mercancías. El Ministerio de Fomento, del PSOE, deja en al aire en su Plan de Infraestructuras y Transportes (PEIT), el corredor ferroviario mediterráneo.

- 2007. Ferrmed y otros lobbies privados van sumando adhesiones. Este foro cuenta con 119 socios de nueve países europeos. La multinacional Ford se incorpora al club. Unanimidad en los Gobiernos autonómicos, partidos políticos, patronales y cámaras de comercio en torno a la necesidad de que Europa reconozca este corredor en su mapa de redes de transporte.

- 2009. La Comisión Europea asegura que el eje ferroviario será prioritario si España se compromete. El Ministerio de Fomento aprovecha que Europa revisará sus redes en 2011 y comienza a trabajar por el corredor.

- 2011. Fomento presenta el estudio técnico del corredor, que es, en líneas generales, el aceptado ayer por Bruselas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS