Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENCUESTA METROSCOPIA

Los socialistas se hunden

El PSOE se desploma y pierde tres de los 14 diputados en el Congreso - El PP blinda sus 19 parlamentarios y Compromís y EU logran escaño

Los socialistas no consiguen detener la caída y se hunden. Si las elecciones generales se celebrasen hoy en la Comunidad Valenciana, el PSOE perdería tres de los 14 escaños obtenidos en los comicios de 2008. Dos en Valencia y uno en Alicante. Así lo pone de manifiesto la encuesta de Metroscopia realizada en la Comunidad Valenciana con motivo de la festividad del 9 d'Octubre.

La encuesta, realizada sobre una muestra de 1.000 entrevistas los días 3 y 4 de este mes, refleja la debacle de los socialistas que obtienen el peor resultado de su historia en unas generales, con una estimación de voto del 30,6%. Diez puntos menos que en las generales de 2008 y casi cuatro menos que en las del año 2000. La brecha entre populares y socialistas se ensancha hasta rozar los 20 puntos.

La brecha entre los dos grandes partidos se ensancha

Rubalcaba ofrece poca confianza para el 81% del electorado y Rajoy al 67%

Un 65% considera que el Gobierno ha gestionado mal en la Comunidad

El PP, por contra, con una estimación de voto del 50,4% se mantiene en un nivel de voto muy similar al de los últimos comicios generales en los que logró un 51,7%. Este respaldo electoral le permite blindar los 19 representantes logrados en 2008 y entrar en la disputa por conseguir un escaño adicional en la provincia de Alicante en concurrencia con Esquerra Unida-Izquierda Unida.

Las estimaciones de la encuesta de Metroscopia coinciden con los resultados de las últimas elecciones autonómicas celebradas el pasado mes de mayo, en las que el PP obtuvo el 50,7% de los votos y el PSPV-PSOE el 28,7%. La coincidencia revela que el mapa electoral no se ha movido ni un milímetro desde el pasado mes de mayo. Y ello, pese a que Francisco Camps tuvo que dimitir a dimitir el pasado mes de julio como presidente de la Generalitat tras confirmarse que será juzgado por un jurado acusado de recibir regalos de la trama Gürtel.

En las elecciones generales del próximo 20 de noviembre, de confirmarse lo apuntado por el sondeo de Metroscopia, Compromís y Esquerra Unida tienen garantizada la representación en el Congreso de los Diputados.

IU, que en las últimas elecciones perdió su representación, obtendría un diputado por la circunscripción de Valencia y se disputaría un segundo con los populares por la circunscripción de Alicante en detrimento de los socialistas. La formación que lidera Marga Sanz en el País Valenciano obtendría el 6,1% de los votos, el mismo porcentaje logrado en los comicios autonómicos de mayo.

La coalición Compromís, la gran sorpresa de las últimas elecciones autonómicas y municipales, consolida su representación con una estimación de voto del 5,5% y logra un escaño por Valencia.Compromís, que en los comicios del 20-N concurre con Equo, pese a consolidarse pierde dos puntos respecto a las elecciones autonómicas, aunque hay que tener en cuenta que las generales siempre han sido los comicios más desfavorables para esta formación. El resto de candidaturas que concurren a las generales, incluida la de Unión Progreso y Democracia (UPyD) de Rosa Díez, no logran representación.

Las alteraciones en el reparto de escaños se producen en las circunscripciones de Valencia y Alicante. En la primera de ellas, en la que se distribuyen 16 puestos, los socialistas pierden dos de sus siete escaños actuales que se reparten Compromís e Izquierda Unida, mientras que el PP mantiene sus nueve parlamentarios. En Alicante (12 puestos a repartir) la lista que encabeza la ministra socialista Leire Pajín pierde uno de los cinco escaños que estaría en disputa entre el PP, que logró siete diputados en 2008, e IU, que no tiene representación desde las elecciones generales del año 2000. En la provincia de Castellón, pese al aumento de votos de IU y Compromís, no se altera el reparto de escaños de las últimas generales que otorgaron tres diputados al PP y dos al PSOE.

El estudio demoscópico de Metroscopia revela, pese a la consolidación del resultado electoral, que mientras la fidelidad del votante socialista en la Comunidad Valenciana es similar a la del resto de España no sucede lo mismo con el votante popular. El electorado del PP, mucho más fiel a su partido que el socialista, tiene un grado de comunión más bajo en la Comunidad Valenciana -casi 12 puntos menos- que en el resto de España. Una situación que se explicaría por el deterioro de más de 16 años de Gobierno y, sobre todo, por la incomodidad de una parte del electorado popular con el fenómeno de la corrupción.

Esta incomodidad no se traduce en un rechazo pero podría contribuir a una menor participación electoral, sobre todo si se mantienen la abultada ventaja del PP sobre el PSOE.

Así, estima que la participación electoral, de celebrarse hoy los comicios, se aproximaría al 73%, casi siete puntos respecto a la participación de 2008, pero muy similar a la del año 2000 -cuando el PP obtuvo mayoría absoluta- y a la de las pasadas elecciones autonómicas.

El estudio revela también que el efecto Rubalcaba que esperaba el PSOE para movilizar a su electorado no se ha producido. Es más, el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalba, parece haber heredado la imagen negativa que arrastraba en solitario el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. De hecho, el candidato del PSOE inspira poca o ninguna confianza al 81% de los valencianos. Un porcentaje que se mantiene muy elevado (el 62%) incluso entre los propios votantes socialistas.

A esta mala percepción de los electores sobre Rubalcaba contribuye la opinión que tienen los valencianos de la gestión del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en la Comunidad Valenciana. Un 65% de los valencianos considera que ha sido mala o muy mala. Un porcentaje prácticamente idéntico (66%) al del sondeo realizado por Metroscopia para EL PAÍS el año pasado también con motivo del 9 d'Octubre.

La mala opinión sobre la gestión del Gobierno en la Comunidad Valenciana prevalece (47%), incluso, entre los propios votantes socialistas. Solo un 18% de los valencianos cree que la gestión de Zapatero en la Comunidad Valenciana ha sido buena o muy buena. Para la mitad de los valencianos (53%) la situación de la Comunidad Valenciana es ahora peor o mucho peor que hace un año.

Todo ello contribuye al desgaste de la marca PSOE, que logra un grado de rechazo similar al del PP entre el electorado ajeno al propio partido. Así, el 36% de los votantes asegura que, en ningún caso, elegirá la papeleta del PSOE el próximo 20 de noviembre. Un porcentaje muy similar (34%) al de los electores que dice lo mismo respecto del Partido Popular.

El derrotismo del electorado socialista que se manifiesta en la encuesta contrasta con el optimismo de los votantes populares que creen, en un 88%, que su partido será el vencedor del 20-N. Este optimismo, en cambio, no se traduce en confianza en su candidato, Mariano Rajoy.

Para dos de cada tres votantes valencianos (67%), el candidato del PP a la presidencia del Gobierno inspira poca o ninguna confianza. Solo el 30% siente bastante o mucha confianza hacia Mariano Rajoy.

El recelo hacia Rajoy aumenta hasta el 92% entre el electorado socialista, pero sigue siendo significativamente alto, incluso, entre los votantes del PP que, en un 34% desconfían de su candidato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2011