Medio Rural tiene parte de su flota contraincendios aparcada en un solar

El despido de personal deja inutilizados los vehículos alquilados por la Xunta

Ourense arde por los cuatro costados en un octubre inusual en lo meteorológico con el que no contaba la Consellería de Medio Rural. En septiembre, la Xunta comenzó a despedir al personal de las brigadas de la empresa pública Seaga. Las autobombas y otros vehículos que éstas utilizaban en sus tareas de lucha contra los incendios duermen ahora -a la espera de que venza el contrato de alquiler por un periodo de seis meses- en un improvisado parque móvil en el polígono empresarial de Barreiros, en el municipio ourensano San Cibrao das Viñas.

Mientras una considerable parte de la flota de vehículos permanece inutilizada por falta de personal que la maneje, el gabinete que preside Samuel Juárez tira de los medios aéreos para aplacar las llamas que solo en la última semana han arrasado 1.600 hectáreas en la provincia de Ourense, según datos de los servicios contraincendios.

Ourense soportó ayer 10 fuegos que pusieron en peligro viviendas y pinares

Medio Rural sigue sin ofrecer el dato del recorte de personal que inició, de forma escalonada, en septiembre. Fuentes del servicio de extinción de incendios cifran en torno al 40% el número de trabajadores de los que la Xunta ha prescindido. Pero a este personal que se ha enviado a casa sin renovar el contrato se suma el que está ahora, en plena oleada de incendios, de vacaciones.

"Nos obligan a disfrutarlas para evitar pagárnoslas y así ahorrar", sostienen brigadistas consultados por este diario que explican que la consellería se las asignó en octubre considerando que "es un mes de escasos fuegos". Pero el clima no cumplió la previsión estacional y el mayor azote incendiario se conjugó con la mayor escasez de medios entrado ya el otoño. Si las últimas semanas las altas temperaturas fueron la tónica, ayer el viento azotó las llamas y los rescoldos de los numerosos fuegos que encendían Ourense.

El jueves por la noche un incendio en A Peroxa puso en peligro varias viviendas. Ayer se registraron fuegos en Sarreaus, Laza, Maside, Verín, Amoeiro, A Mezquita, Calvos de Randín, Chandrexa de Queixa, Vilardevós y Piñor de Cea. En este último caso las llamas alcanzaron zona de pinar. La brigada pidió que le enviaran aviones FOCAS del Ejército.

Con la mitad de los brigadistas despedidos, helicópteros y aviones Dromader como en el que viajaba el piloto que perdió la vida el domingo, Íñigo Zubiaga, surcan continuamente los cielos ourensanos para suplir desde el aire la falta de personal en tierra.

La Xunta decidió este año - lo incluyó en la nueva Ley de Montes- rebajar a la mitad la franja de protección contra incendios que debe mantenerse alrededor de casas y núcleos de población. Redujo de 100 metros a 50 el perímetro que debe estar limpio y desbrozado en torno a las edificaciones y bajó de s 50 a 30 los metros de la zona de seguridad en la que no podrá plantarse ningún tipo de especie pirófita. Cuando, alertados por la seca primavera -la de menor pluviosidad de los últimos 50 años en Galicia - los sindicatos le recriminaron esta decisión, Juárez replicó que "no tiene sentido desde el punto de vista económico y ambiental" limpiar los montes todos los años para evitar los incendios forestales". La alarma de los trabajadores aumentaba al considerar la previsión de vientos para estos meses y la cantidad de maleza sin limpiar, consecuencia de la nueva Ley de Montes.

El PP no tuvo en cuenta que este año el verano llegaría en otoño. Desde Medio Rural se insiste en que "el número de efectivos es muy superior que en el mismo periodo de años anteriores". Ayer, con buena parte de la flota de coches varada en el polígono industrial de Barreiros, lo repitió la diputada del PP, Enma Álvarez. El "aumento" de efectivos lo atribuyó a "las especiales condiciones meteorológicas que provocan que durante el pasado fin de semana se registraran 170 incendios en Galicia".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS