Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La falta de medios contraincendios impidió sofocar tres fuegos en Verín

Todos los operativos, reducidos desde septiembre, estaban ocupados

El pasado mes de agosto, con buenas condiciones meteorológicas -temperaturas más bajas que estos días y un IRDI (el índice diario de riesgos de incendios) bajo o medio- la Consellería de Medio Rural mantuvo activo todo el operativo del Pladiga, el plan de incendios forestales de la Xunta. A partir de septiembre, con el IRDI extremo, la consellería comenzó a enviar a sus casas a los brigadistas: no les renovó los contratos. Con la plantilla reducida prácticamente a la mitad, según fuentes de los servicios de incendios forestales -la Xunta aún no ha aportado el dato que le solicitó este diario-, Ourense ardía el domingo por los cuatro costados y los efectivos antiincendios no fueron suficientes: tres fuegos registrados ese mismo día en la comarca de Verín no se sofocaron porque "todos los medios estaban ocupados", aseguran fuentes de las brigadas de extinción que reconocen sentirse "sobrepasadas".

La Xunta suprimió los vigilantes de torretas en horario nocturno

El modelo de avión estrellado ya sufrió otros tres accidentes mortales

Los tres fuegos, iniciados en la tarde-noche del domingo, siguieron su curso hasta la mañana del lunes. Los brigadistas consultados por este diario sostienen que "como no hay vigilantes nocturnos de torretas", suprimidos también por la política de recortes, nadie dio el aviso. Medio Rural los dio por controlados a media tarde de ayer. Arrasaron entre 30 y 80 hectáreas cada uno de ellos.

Las mismas fuentes de los servicios contraincendios sostienen que Medio Rural no solo prescindió de los brigadistas de la empresa pública Seaga, como reconoció el conselleiro, Samuel Juárez, sino que además envió también para casa a "todas las vigilancias móviles".

"Desde el 20 de septiembre, la consellería prescindió de los conductores de autobombas" y las torretas de vigilancia y alerta de incendios "quedaron sin personal en horario nocturno". Y las brigadas habituales de todo el año "entran con tres componentes en lugar de los cinco habituales y sin responsable al frente", relatan los trabajadores.

Uno de los jefes de brigada en la provincia de Ourense, Xosé Santos, ha asegurado a este periódico que en el distrito en el que trabaja no se ha celebrado ninguna reunión de coordinación de los medios a su cargo. Las deficiencias van en cadena. "No tenemos cajas de primeros auxilios que cumplan con la legislación vigente y no me entregaron, pese a pedirlo reiteradamente, las fichas de seguridad de los productos que se utilizan en extinción", lamenta. Santos presentó estas denuncias en el Consello Forestal el pasado 30 de agosto pero aún no ha tenido respuesta del conselleiro.

Los brigadistas sostienen que los medios son escasos y los pocos que hay, obsoletos. El accidente en el que el domingo perdió la vida Íñigo Zubiaga cuando pilotaba un avión Dromader sobre la Serra da Meda, entre Laza y Verín, no hace sino incrementar la estadística de siniestros mortales con este modelo de aeronave "rechazada por el Estado". En Galicia se han registrado cuatro accidentes mortales con este modelo de avión en los últimos años. Según datos de Aviación Civil del Estado, se produjeron dos accidentes mortales en trabajos de extinción con el Dromader de la base de Beade (Ourense) el 22 de julio de 2004 y a comienzos de junio de 2005, y uno más con el de la base de Doade-Sober (Lugo) el 5 de agosto de 2005. A estos se suma el del pasado día 2 en Laza.

El suceso ha disparado el malestar del colectivo y los sindicatos han reaccionado exigiendo ceses. La CIG reclama la comparecencia de Juárez ante el Parlamento gallego y CC OO exige su "cese fulminante" y la destitución de la cúpula de la Dirección Xeral de Montes.

La central nacionalista demanda una "investigación inmediata" y apunta ya al "incumplimiento" de las medidas de seguridad. Pide la convocatoria del comité de salud laboral del Servizo de Prevención y Defensa Contra Incendios Forestales. Los representantes de la CIG sostienen que, contrariamente a las declaraciones del presidente de la Xunta ayer mismo en un desayuno informativo en Madrid, "entre el 24 y el 25 de septiembre cesaron un buen numero de operarios, y el servicio quedó descubierto en muchas de las categorías". CC OO acusa, además, de "prepotencia, incompetencia, indignidad e irresponsabilidad" a los responsables de la Consellería de Medio Rural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 2011