Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La regulación de primas eólicas hace peligrar el concurso

Economía cree que el Gobierno beneficiará a las grandes eléctricas

El alambicado proyecto del Ministerio de Industria para reeditar -a la baja- un nuevo sistema de primas a la energía eólica puede acabar con los planes de la Consellería de Economía en el concurso eólico. El borrador que maneja la Xunta, y que se ha apresurado a recurrir en Madrid, establece que se dejarán de primar los parques que superen las 1.500 horas de viento -en Galicia la media es de 2.650 horas-, lo que tira por tierra los cálculos de rentabilidad que se han hecho en la convocatoria que se falló en diciembre de 2010. Según un cálculo teórico, un parque tipo de 30 megavatios que ahora cobra 1,6 millones en primas cada año perderá el 77% de esa asignación en 2013.

"El concurso de la Xunta es el único que ahora está en marcha en España. Esta propuesta que quiere sacar adelante el Gobierno daña a todo el sector", advirtió el conselleiro Javier Guerra. El borrador que maneja la Xunta y que ha contestado ante la Comisión Nacional de Energía también abre la puerta a que las grandes compañías, capacitadas para desarrollar parques de más de 50 megavatios, se salten las regulaciones autonómicas y accedan a primas con el llamado régimen ordinario. Así, con el simple hecho de solicitarlo ante el Ministerio y sin someterse a concurso público, los operadores estarán en disposición de comenzar con sus proyectos si se inscriben como productores.

Industria quiere que las ayudas estén aprobadas antes del 20-N

La Xunta, a través de la Consellería de Economía, también ve muy cuestionable que el Gobierno quiera aprobar a través de la vía de urgencia una regulación que comenzará a aplicarse en 2013. Sobre todo cuando faltan menos de dos meses para que se celebren elecciones generales. "Según nuestros cálculos tienen tiempo para sacarla adelante", señalan fuentes de la consellería. Estas fuentes apuntan a que calcular las primas que corresponden a cada parque será, si sale adelante la regulación, "de una gran complejidad". "No se sabrá la tarifa hasta que el parque esté completamente hecho", añaden.

Lo que más preocupa a Industria es que las grandes compañías adjudicatarias de los megavatios eólicos pueden abandonar sus planes y seguir otras vías más rentables, renunciando a los planes industriales asociados. "En ese caso estudiaríamos las sanciones que correspondan", advierten desde la Dirección General de Industria de la Xunta. La comunidad autónoma tiene otra carta con la que puede jugar en el caso de que las operadoras decidan renunciar al concurso, y son los planes sectoriales para la implantación de parques.

El trámite de esos planes, necesarios para la ordenación urbanística de las explotaciones, podría verse bloqueado. "No podemos hacernos responsables de lo que no es nuestra competencia", insisten en la Xunta para descargar responsabilidades en el departamento que dirige Miguel Sebastián. Tampoco quieren entrar en una pelea entre Santiago y Madrid. "No es ese el debate, pero desde el PP haremos todo lo posible para que este decreto no salga adelante porque lo que hace es cambiar las reglas del juego".

Fenosa Wind, una filial de Gas Natural, consiguió la mayoría de los megavatios en el concurso de la Xunta. Sus planes industriales, sobre el papel, proponen una inversión asociada de más de 1.000 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de octubre de 2011