Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo presume de que su política es la "socialdemocracia de verdad"

Pachi Vázquez afirma que el 45% de los recortes de la Xunta son gasto social

Sucedió tras el enésimo incendio en la sesión de control al Gobierno, después de que, otra vez más, el PSOE preguntara al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cómo piensa garantizar los servicios públicos esenciales. El líder del PSdeG, Pachi Vázquez, pidió "por favor" la rectificación de una orden de la Consellería de Educación que amenaza con dejar sin comedor a las familias que adeuden algún recibo al colegio, algo que la víspera ya había rechazado la mayoría del PP en el hemiciclo. Feijóo invocó entonces las palabras de Vázquez en un desayuno informativo, en que se mostró partidario de "podar un poco el Estado de bienestar desde un punto de vista socialdemócrata". Los populares acostumbran a citar esa frase del líder socialista cada vez que la oposición carga contra sus recortes en Galicia. Y entonces Feijóo subrayó: "Con una visión socialdemócrata de verdad, nosotros invertimos más en educación que cuando usted era conselleiro, ustedes dedicaban el 21% del presupuesto y nosotros el 25%, esa es una visión demócrata de verdad".

Educación anuncia que ampliará el colegio Ben-Cho-Shey el año próximo

Antes el presidente había relegado la bronca con que se ha inaugurado el curso escolar, las manifestaciones y huelgas de los profesores, a la categoría de "conflicto sindical". Y explicado su concepción de la "progresividad fiscal". Según Feijóo "fiscal significa pagar" así que de acuerdo con esa idea lo progresista es que quien más tiene pague los libros de texto, el comedor y otros servicios. Dentro de esa filosofía no cabe aplicar la progresividad a los ingresos y que los más ricos paguen más impuestos para sostener los servicios públicos. Pese a abogar por esa tesis hace tres semanas, su Gobierno ha reiterado que no subirá el tramo autonómico del IRPF a los sueldos de más de 60.000 euros, como el miércoles reclamó el BNG y antes había hecho el PSOE, y tampoco está en sus planes aplicar la restauración del impuesto de patrimonio que pretende negociar con el futuro presidente del Gobierno. Sus alusiones a la socialdemocracia exasperaron a los bancos de la oposición. "De la crisis no se sale cerrando escuelas ni cortando becas", le había espetado antes Vázquez, quien le recriminó "su ataque a la educación".

La situación de la enseñanza siguió protagonizando la sesión tras el choque de primera hora. El BNG presentó dos iniciativas que denunciaban la preferencia del conselleiro Jesús Vázquez por la educación concertada. Cuando los nacionalistas recordaron que la Xunta ha gastado 140.000 euros en financiar dos nuevas aulas en colegios concertados de Pereiro de Aguiar, uno de ellos de ideología ultracatólica, al tiempo que se agruparon dos cursos en una misma aula en el colegio público Ben-Cho- Sei del mismo municipio, el conselleiro anunció que este último centro será ampliado ya el año próximo de acuerdo con la disponibilidad presupuestaria. Y al tiempo subrayó que los colegios concertados suman y no restan dentro de la oferta educativa de la Xunta "que cumple escrupulosamente la legalidad vigente".

En las preguntas del miércoles al presidente, el portavoz nacionalista, Carlos Aymerich, le recriminó el "triple fracaso" de la fusión de Caixa Galicia y Caixa- nova que no ha garantizado ni la continuidad de la caja ni la galleguidad, ni la solvencia que reclamó hace un año un acuerdo del Parlamento. Después de arrancar el proceso juntos, Aymerich y Feijóo están hoy en las antípodas en política financiera. El presidente agradeció con la boca pequeña el apoyo inicial de los nacionalistas. Pero cuando su portavoz parlamentario le acusó de ser "el comercial de Castellano" (por la reunión a la que acudió con el presidente del banco en Mexico) dijo que mejor eso que ir a "tomar mojitos" a una feria de La Habana. A continuación, Feijóo aseguró que gracias a su exigencia en los estatutos del banco figura un compromiso con el tejido productivo de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de septiembre de 2011