El alcalde de Jaén renuncia a la construcción de 11.000 VPO

El Ayuntamiento deja en manos de la iniciativa privada las nuevas viviendas

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Jaén va a poner a prueba el cambio de filosofía del nuevo gobierno municipal, del PP, respecto a la política de vivienda. Si en el anterior mandato PSOE e IU proyectaron la construcción de 11.000 casas protegidas en dos áreas de reserva de la ciudad, el nuevo alcalde jiennense, José Enrique Fernández de Moya, anunció ayer que se renuncia a esas promociones por ser algo inviable. A cambio, el gobierno de Jaén hace un guiño a la iniciativa privada, de tal modo que solo se construirán las viviendas que vengan avaladas por el sector financiero.

El redactor del PGOU jiennense, el arquitecto José Seguí, confirmó que la aprobación inicial del plan urbano (durante el anterior mandato) tendrá que repetirse al suprimirse las dos áreas de reserva previstas en Cerro Almagro y en el norte de la ciudad, y donde se habían previsto 11.000 VPO en ocho años. "Era algo legal, pero inviable, la programación estaba mal hecha", indicó Seguí, para quien "es preciso equilibrar las expectativas de vivienda pública y privada". El arquitecto, que redactó también los planes urbanos de Málaga y Córdoba, admitió contactos con el sector financiero de tal manera, resaltó, que solo se incluirán las viviendas que "tengan garantías financieras de ponerse en el mercado".

Más información
Epsa no paga el IBI de pisos públicos

Con todo, tanto el alcalde jiennense como el redactor del PGOU descartaron que este giro suponga una renuncia a la vivienda pública, aunque sí dejaron entrever una pérdida de protagonismo para la Sociedad Municipal de la Vivienda (Somuvisa). "La demanda de VPO la puede hacer tanto el Ayuntamiento como una empresa privada". En enero se presentará el avance del futuro plan urbanístico, antes de llevarlo al pleno. Para el verano de 2012 se espera su aprobación provisional y para final de ese mismo año se confía en que reciba el visto bueno de la Junta. Se sabe ya, sin embargo, que se rebajará la construcción de nuevas viviendas desde las 20.000 proyectadas en el anterior mandato para ocho años a poco más de la mitad en el nuevo documento.

El nuevo PGOU bendecirá también la legalización de casi el 90% de las viviendas construidas junto a los ríos, pero no así las que estén en zonas inundables. Para ello, la próxima semana se abrirá una oficina específica para el estudio detallado de las viviendas en las zonas residenciales de Los Puentes, donde se concentran los mayores riesgos de inundación.

No menos sustancial es el giro en la política de transportes. Frente al soterramiento de la línea férrea que atraviesa la ciudad por el que se apostaba antes (incluso con un protocolo de actuación que presentó el ministro de Fomento, José Blanco), ahora se aboga por una gran estación intermodal a las afueras de la ciudad que congregue el ferrocarril, el autobús y el tranvía. "Hay que situar la estación donde se prevé el crecimiento de la ciudad en las próximas décadas", dijo José Seguí, que respondió a los recelos que puede suscitar esta ubicación. Citó el caso de la estación de Santa Justa, en Sevilla, "hoy una operación indiscutible", zanjó.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS