Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:ESPANYOL 2 - ATHLETIC 1 | FÚTBOL | Tercera jornada de Liga

Un asunto de porteros

El acierto de Cristian y un error de Iraizoz dan la victoria al Espanyol sobre un buen Athletic

Vive el Espanyol desde hace tiempo de la puñetería, ayer personificada en Sergio García, y se levanta un nuevo Athletic muy futbolero, laborioso y, de momento, también ingenuo, como corresponde a los equipos aún en formación. Jugó ayer mejor el Athletic, pero remató mejor el Espanyol, una cosa ya vista en la vida periquita, un asunto en manos de los porteros.

Aunque el maestro es Bielsa, Pochettino se merece un monumento ya mismo en Cornellà. El técnico se inventa un equipo cada temporada después que los directivos vendan a los mejores jugadores. Hay motivos de sobra para la desmoralización colectiva en el Espanyol. El equipo, sin embargo, se regenera de forma continua. Su capacidad de supervivencia es infinita, siempre irreductible, sostenido por la moral de Pochettino y sus muchachos, futbolistas de la cantera muy competitivos. El equipo no tiene hilo de juego y le falta jerarquía. No se sabe siquiera cuál es su horizonte futbolístico. No se duda, sin embargo, de su entusiamo, oportunismo y efervescencia. Nadie aprovecha mejor las jugadas episódicas, los momentos de alboroto, las acciones más insospechadas.

El oportunismo de Sergio García premia el esfuerzo blanquiazul

A los rojiblancos de nada les valió el excelente repertorio de Muniain

Ayer estaba rendido al Athletic, puesto en la cancha igual de bien que en el campo de entrenamiento, muy trabajado, a gusto con la pelota. Muniain absorbía el juego ante el asombro de Cristian Álvarez. No pintaban bien las cosas para el Espanyol y menos después de que se rompiera Albín. Un momento crítico para cualquier equipo. La situación idílica, en cambio, para el Espanyol. Apareció Thievy, un búfalo que metió tres goles al Barça en la Copa Catalunya, y desequilibró la contienda en una poderosa arrancada.

Thievy rompió la línea de seguridad del Athlétic, abrió para Álvaro, el fino delantero cruzó un centro apurado y Sergio García cabeceó a la red de Iraizoz. Amorebieta puso tarde y mal la pierna y llegó con retraso el repescado Iñigo Pérez. Le salió mal la jugada a Bielsa con Pérez y se corrigió en el descanso cuando recuperó la alineación de San Mamés.

Mejoró la dinámica del Athletic y creció aún más la figura de Muniain, desequilibrante en cada una de sus maniobras, asistente de Llorente y de Iturraspe, una máquina de generar fútbol. El partido quedó resumido en un duelo del Athletic de Muniain contra Cristian Álvarez. No es casualidad que Pochettino le haya dado la capitanía mientras se busca equipo a Kameni. Ágil y seguro, el portero argentino ofreció una serie de paradas espectadulares para desdicha del Athletic, gobernador indiscutible del balón y de la contienda. Los equipos de Bielsa siempre juegan bien. Que ganen o pierdan depende también de circunstancias no controlables, como las manos de los porteros. El del Espanyol fue batido finalmente por Llorente a la salida de un córner. Los guiños del fútbol son así de caprichosos. El Athletic alcanzaba a balón parado el gol que se le había negado tras un buen despliegue con el cuero.

Quedaba de nuevo el encuentro a merced del Athletic, ahora mismo un equipo académico y de buen repertorio ofrensivo. Acompaña bien la jugada, llega con muchos jugadores al campo contrario y tiene también tiro de media distancia. Ya no es un plantel simple y directo, sino que está en manos de un técnico que da muchas vueltas a las cosas, especialmente al juego. La propuesta es tan nítida que los jugadores quedan retratados en cada jugada. Pero no hay nada que hacer cuando falla el portero de tu equipo. La pifió Gorka Iraizoz en la recepción de una pelota tocada por Sergio García después de una falta botada por Verdú y se comió el segundo tanto el Athletic.

El mismo paisaje que en el primer gol, también de Sergio. No necesita más el Espanyol, sabedor de que cada ocasión significa un punto. Ya no tuvo respuesta el Athletic, depresivo por su desdicha, condenado por las porterías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de septiembre de 2011