Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUIS GARCÍA PLAZA | Entrenador del Getafe | FÚTBOL | Tercera jornada de Liga

"Mourinho alimenta la competitividad del Barça"

El curso pasado, su Levante fue de los pocos equipos capaces de arañar puntos al Madrid y el Barcelona en la Liga, pero Luis García Plaza (Madrid, 1972) no olvida que los de José Mourinho también le endosaron un 8-0 en la Copa. Hoy regresa al Bernabéu (20.00, Gol TV y Canal+ Liga) al frente del Getafe, al que llegó este verano tras pagar, por tercera vez en su meteórica carrera, una cláusula de rescisión de su bolsillo.

Pregunta. ¿Qué tal en sus primeros meses en el Getafe?

Respuesta. Es un club muy serio, con un modelo de gestión que debería ser un ejemplo a seguir por todos los clubes de Primera. Va al día y paga bien, lo que en los tiempos que corren es muy importante. Se trabaja con mucha tranquilidad. Es como una familia.

"Si no eres autocrítico, no progresas. No vendemos humo, pero somos ambiciosos"

"Lo principal es que los jugadores vayan a muerte con tu idea, que maten por ti"

P. ¿En qué punto están?

R. Estamos al 50%. Ha sido una pretemporada atípica, con una gran renovación de la plantilla y muchos jugadores que han llegado a última hora. Hemos tenido que esperar para ahorrarnos el pago de traspasos. Iremos a más y, cuando nos acoplemos, se va a ver un gran Getafe. La competición nos hará crecer. El Bernabéu nos llega demasiado pronto, pero vamos con intención de dar la cara y seguir trabajando en la idea de lo que queremos ser. Nuestro sitio no es ni arriba ni abajo. Pero en ese término medio tenemos que ser ambiciosos. Si no eres autocrítico, no progresas. Somos ambiciosos y queremos crecer y jugar cada vez mejor.

P. Dice su director deportivo, Toni Muñoz, que cuenta con la mejor plantilla de la historia del Getafe. ¿Es una responsabilidad?

R. Toni se refería a que es la más amplia y competitiva. Este equipo ha tenido jugadores de lo mejor de España, como Soldado. Tenemos que crecer poco a poco, congeniar la experiencia con talentos jóvenes. Ojalá sepa transmitir mi concepto del fútbol y mi personalidad al equipo. Eso es lo principal: que los jugadores se identifiquen y vayan a muerte con tu idea, que maten por ti.

P. ¿Se puede hacer con el Getafe algo más de lo que este club ha hecho hasta ahora?

R. Lo importante es seguir en Primera. En dos de las tres últimas temporadas, el Getafe ha coqueteado seriamente con el descenso y en una de esas, algún año, te quemas. Entrar en Europa no es fácil. Hay ocho equipos que aspiran a ocupar esas plazas y comparar sus presupuestos con los nuestros es de risa. No podemos vender humo. Nuestro sitio es la mitad de la tabla.

P. ¿Las alegrías las puede dar la Copa?

R. El Madrid y el Barça lo copan todo, quieren ganarlo todo. Otros años hacían rotaciones en la Copa. Ahora, salvo que vayan por el mismo lado del cuadro, jugarán la final si se lo proponen.

P. ¿No hay manera de variar ese guion de protagonismo absoluto para el Barça y el Madrid?

R. Sería bueno que se redujese esa distancia. Antes podían ganar la Liga el Valencia o el Atlético y ahora es imposible. Antes se podían ganar los campeonatos con setenta y tantos puntos y ahora tienes que llegar a 100, que es una frontera inalcanzable, salvo para el Madrid o el Barça. Están en otro mundo. Es una Liga totalmente bipolar. El Valencia tiene que vender a Mata y el Villarreal a Cazorla para subsistir y ellos, que ya tienen a lo mejorcito, siguen fichando. Para los que antes eran alternativa, es frustrante. A un partido, sí, pero en toda una Liga ningún equipo de Europa ni del mundo les puede ganar.

P. Con ese panorama, ¿cómo afronta el partido del Bernabéu?

R. Tenemos ocho bajas y eso es un lastre ante el Madrid y ante cualquiera. Aunque queramos tener más posesión del balón que el Madrid, no lo conseguiremos. Lo de quitárselo es muy fácil de decir de boquilla, pero es dificilísimo de hacer. Por tanto, aunque nuestra idea es tratar bien la pelota, sabemos que en el Bernabéu tenemos que defendernos muy bien, estar muy juntitos y no dejar espacios porque te destrozan. Son los mejores a la contra... En la temporada pasada puntué contra el Madrid y el Barça, pero el Madrid también me metió ocho goles [en la Copa]. Fue el peor momento de mi carrera. Si tienes un mal día y ellos uno bueno, lo pasas muy mal. Son 500 millones contra 30, una diferencia abismal.

P. Compartirá de nuevo la banda con Mourinho.

R. Me gusta mucho como entrenador. Es un top y lo ha demostrado en todos los equipos en los que ha estado. Lo que más ha aportado es competitividad. El Madrid es mucho más competitivo con Mourinho que sin él. Pero también ha despertado la competitividad del Barça. Y la alimenta cada vez más.

P. Usted es más partidario de Pep Guardiola.

R. Pero por ser español, por nada más. Si me pregunta por Villa o Benzema, le digo Villa. Barro para casa y me quedo con los españoles, como dice Casillas.

P. ¿Y entre Messi y Cristiano?

R. Me gusta un poquito más Messi. Haberse criado en su club le da un plus. Lo ha mamado desde pequeño. Ha quemado todas las etapas hasta llegar a triunfar con el primer equipo. Ese es el factor diferencial.

P. De sus equipos se alaba el trato del balón y el carácter.

R. Deben ir unidos. No me gusta la posesión estéril, sin agresividad. Del Barça elogian la posesión y el toque, pero ¡cómo aprietan y cómo se defienden! Cómo se implican todos en la presión. El buen trato del balón no está reñido con la agresividad y la contundencia. Los grandes son ejemplo.

P. ¿En el Getafe tiene también cláusula de rescisión?

R. Sí, claro. No se si será un récord el haber pagado ya tres. Lo hice porque en ese momento creía que era lo que tenía que hacer para crecer. No son decisiones fáciles. Cuando le expliqué a mi mujer la operación económica para ir del Benidorm al Levante, me dijo que estaba loco. El primer año en el Levante perdí dinero. Pero necesitaba arriesgarme. A lo mejor con 55 años no lo hubiera hecho, pero con 35 necesitaba jugármela y ahora con 38 también. En cualquier caso, cuando eso surge, no te lo planteas. Ojalá aquí esté muchos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de septiembre de 2011