Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:ESTA SEMANA

Motosierra

El vicesecretario general del PSOE, José Blanco, no es amigo de los matices. Ha sido rotundo a la hora de enjuiciar las primeras medidas del PP en aquellas comunidades en las que ya gobierna, como puede ser el caso de Castilla-La Mancha o Madrid. Interpreta que los populares han puesto en marcha la motosierra, con recortes en el gasto que afectan directamente a la enseñanza pública, entre otras áreas.

El ministro de Fomento enseña así a los suyos el camino a seguir para las próximas elecciones del 20-N: se trata de dar a conocer a la ciudadanía las consecuencias de un vuelco electoral. Estamos ante un ejercicio más de ese recurso del miedo a la derecha que tanto buenos réditos le ha dado al PSOE en otras ocasiones, y que ahora parece un tanto denostado como arma propagandística, sobre todo, si se tiene en cuenta el escaso éxito que ha tenido en las elecciones municipales y autonómicas.

Sin embargo, a pesar de que los expertos consideren este método ya agotado, la izquierda andaluza está obligada a insistir en esa línea. Entre otras cosas, para que así se valore más el camino bien diferente, que al menos hasta ahora, se han emprendido aquí al preservar de los recortes temas tan sensibles como la enseñanza, la sanidad o la dependencia. Claro que el PP andaluz también preconiza lo mismo, tal y como insiste en pregonarlo Javier Arenas, aunque después de que lo vienen haciendo sus colegas Aguirre o Cospedal ese postulado pierde credibilidad.

Así, mientras Blanco advierte de los hachazos del PP, aquí ya vamos con cierta ventaja en la denuncia de los peligros de esa política.

En ese contexto se puede incluir la comparecencia días pasados del consejero de Educación, Francisco Álvarez de la Chica. Hizo una clara traslación de lo que supondría en Andalucía las reformas propugnadas por Aguirre en Madrid: la reducción de 4.580 profesores de Secundaria de los 41.640 que en hay en la comunidad. Es decir, que frente a rimbombantes declaraciones de intenciones, cabe contraponer cifras y datos conforme a lo que ya están haciendo en otros sitios.

Puede que estemos en más de lo mismo, esto es: fomento del miedo a la derecha, pero resulta obligado hacer este tipo de reflexión, práctico y sumamente esclarecedor, sobre lo que tenemos por delante. Y si eso va acompañado de medidas muy potentes, como la que se va a aprobar esta semana de 200 millones para el Plan de Modernización de Colegios, nos encontramos ante el camino más certero, cuando menos, para eliminar incertidumbres y, también, para situar a cada uno en su sitio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de septiembre de 2011