Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenares de alicantinos exigen que la CAM sea un banco público y ético

La situación de Caja Mediterráneo (CAM), intervenida por el Banco de España, que se vio obligado a inyectar 5.800 millones de euros para salvarla, ha provocado el nacimiento de la plataforma Por una CAM Pública, de la que forman parte una decena de colectivos vinculados al movimiento 15-M.

Ayer consiguieron reunir a cerca de un millar de personas en una marcha que arrancó en la plaza de la Montañeta de Alicante y concluyó en la sede la caja con la lectura de un manifiesto.

Los manifestantes llegaron frente a la sede alicantina de la CAM portando el lema Banca para todos, ¡Banca pública ya!, con el que reivindicaron la reconversión de la caja de ahorros en "un banco público, ético y de calidad al servicio del interés general".

Durante la lectura del manifiesto final de la marcha, también pidieron que pasen a disposición judicial "todos los responsables del Banco CAM e, incluso, aquellos terceros que hubieran podido beneficiarse de una mala praxis o actividades ilícitas"; así como que "en ningún caso" se entregue la caja alicantina a otra entidad bancaria.

El documento recogió igualmente las dos principales peticiones de los sindicatos de la caja: que no haya despidos y que se mantenga la Obra Social.

Precisamente estas dos reivindicaciones son las que han llevado al sindicato mayoritario en la caja alicantina Sicam, a convocar para el lunes próximo una concentración ante la sede del Banco de España de Alicante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 2011