Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno da luz verde al parador de Muxía, prometido tras el desastre del 'Prestige'

Cuando en 2014 se cumplan 12 años de la catástrofe del Prestige, Muxía, la denominada zona cero de aquella enorme marea negra que tiñó de negro la costa desde Francia hasta la desembocadura del Miño, debería contar al fin con un parador nacional de turismo. Aquella fue la promesa estrella de compensación del Gobierno entonces presidido por José María Aznar para la comarca de la Costa da Morte y ayer, casi nueve años después, el Consejo de Ministros del Ejecutivo de Rodríguez Zapatero dio luz verde definitiva a la construcción en Muxía de este complejo hotelero. La ejecución de las obras, con un coste estimado en 25,7 millones de euros, comenzará en 2011 y llevará todavía 36 meses.

La autorización y encomienda a la empresa estatal Tragsa de la realización de este proyecto era muy esperada entre los habitantes de la Costa da Morte. Fue necesario superar múltiples obstáculos y trabas burocráticas para concretar la edificación de este parador, el duodécimo de los ubicado en tierras gallegas. Supondrá, según informa el Gobierno central, una "fuerte inyección económica y turística" para esta comarca coruñesa, una de las más duramente golpeadas por la marea negra provocada por el accidente frente a su litoral del viejo petrolero en noviembre de 2002 y secularmente un vivero de emigrantes.

El nuevo inmueble, diseñado por el arquitecto vigués Alfonso Penela, pretende ser muy respetuosa con el privilegiado entorno a pie de mar en el que se construirá, en Punta Lourido. El parador ocupará una parcela de 128.000 metros cuadrados, y entre el 60 y 70% de la obra estará "enterrada", según Penela. El futuro hotel contará con 80 habitaciones, salones de uso múltiple, un spa-talasoterapia, una piscina exterior, jardines y una zona de aparcamiento, todo situado en un rincón espectacular frente al océano Atlántico de la Costa da Morte.

El Consejo de Ministros también autorizó ayer la licitación de dos nuevos tramos para la conexión del AVE entre Galicia y Madrid por importe de 221 millnes de euro. Ambos tramos están en la provincia de Ourense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de agosto de 2011