DESDE MI DESPENSA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Patatas fritas

Patata? Como usted quiera, pero que no le quede cruda. Creo que es de las peores sensaciones que uno puede tener al enfrentarse a un plato que lleva patata. Un suquet con la patata encallada o dura, o una tortilla de patata, o una ensaladilla rusa. Ufff qué mal. Mi elaboración favorita con unas patatas son, sin lugar a dudas, las patatas fritas, y a tenor del éxito popular, no soy el único. Eso sí, jugosas por dentro, bien doradas y sin grasa. Punto de sal equilibrado, fantástica elaboración.

Otra cosa que estamos haciendo con un tubérculo en mi restaurante es una sopa fría de chufas, sin azúcar, para un plato salado. Hacemos una horchata que tras triturarla y tamizarla en un termomix emulsionamos con calor. El calor hará que la fécula espese y dé una consistencia singular a la horchata, que nos permite emulsionar con algo de aceite de oliva.

Eso sí, rápidamente a enfriar y servir. Nosotros la acompañamos con unas trufas de foie, usted en casa no es necesario que haga esa elaboración enrevesada, pero sí puede cortar cinco daditos por plato de foie gras, una escama de sal encima de cada dadito y cinco gotas de aceite de trufa negra al lado del foie gras.

quiquedacosta@quiquedacosta.es

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS