Ripoll se apunta al paro tras ocho años con 100.000 euros de sueldo

Pugnaba por un cargo tras ser defenestrado en la Diputación

José Joaquín Ripoll, expresidente de la Diputación de Alicante y actual presidente provincial del PP, se apuntó ayer a la lista del paro. La iniciativa de Ripoll, descabalgado de cúpula de la Corporación provincial por el otrora sector campista, se produce después de ocho años en el cargo público con un sueldo cercano a los 100.000 euros [72.061,30 entre 2003 y 2007 y 99.760, 50 entre 2007 y 2011].

El líder del PP es uno de los cabecillas de la trama que investiga el sumario del caso Brugal. El juez le imputa cinco delitos, entre ellos un supuesto cohecho por la adjudicación de la planta de basura de La Vega Baja.

El informe policial aportado al sumario refleja que, tras la adjudicación del contrato de la basura la familia Ripoll generó unos ingresos no justificados de 1,3 millones de euros. Y entre 2008 y 2010, solo realizó una extracción en sus cuentas, en concreto 20 euros de un cajero.

Ripoll es arquitecto, pero no ha ejercido debido a su precoz vocación política

La decisión de Ripoll de inscribirse en la lista de la oficina del Servicio Valenciano de Empleo (Servef) de calle de Isabel la Católica de Alicante, deja en el aire el supuesto pacto alcanzado con el sector campista el pasado mes de junio cuando fue descabalgado de la presidencia de la Diputación en beneficio de la alcaldesa de Sant Vicent del Raspeig, Luisa Pastor. El entorno del líder del PP difundió entonces que Ripoll se rendía a cambio de un puesto en otro organismo público de la provincia. Entre esas alternativas se barajó la presidencia de la Autoridad Portuaria de Alicante o la de la Institución Ferial Alicantina (IFA). Fuentes del bando campista negaron ayer la existencia de pacto alguno en ese sentido.

Mientras, el entorno de Ripoll mantuvo la tesis contraria y se reafirmó en la existencia del pacto y, sobre todo, de que se mantiene en pie. Esas fuentes precisaron que las relaciones de Ripoll con la dirección regional del PP son más fluidas desde la salida de Camps y la llegada del nuevo líder, Alberto Farba.

Tras ser apeado de la Diputación, Ripoll solo tiene en la actualidad un cargo público, concejal del Ayuntamiento de Alicante. Pero esta institución está en manos de su más encarnizada rival en los últimos años, la regidora Sonia Castedo. La alcaldesa ha dejado sin sueldo a Ripoll (no le ha asignado delegación ni lo ha incluido en ninguna comisión municipal). Por tanto, el veterano político popular, que llegó hasta la vicepresidencia del Consell con Eduardo Zaplana, se ve abocado ahora a un sueldo de unos escasos 200 euros al mes por asistencia a los plenos.El líder del PP en Alicante, José Joaquín, no caminó solo ayer en su trayecto hasta la oficina del Servicio Valenciano de Empleo (Servef) de Alicante para apuntar el al paro y recibir la correspondiente prestación por desempleo. El incombustible político alicantino estuvo acompañado por destacados miembros del nutrido grupo de asesores del que se rodeó durante su etapa al frente de la presidencia de la Diputación, según señalaron fuentes del partido.

En sus ocho años al mando de la Corporación provincial, Ripoll llegó a completar una nómina de 74 asesores, entre los vinculados directamente de la Diputación y los colocados en organismos dependientes de la institución provincial. El último presupuesto de la era Ripoll en la Corporación provincial incluía una partida de 3,2 millones de euros para los sueldos de los asesores que trabajan para los 31 diputados. Cuando Ripoll llegó al cargo en 2003, ese capítulo sumaba un millón de euros.

Ripoll llegó a completar esta abultada lista a base de repescar, con sueldo incluido, a los represaliados por el bando campista en otras Administraciones públicas. En ese apartado, destaca el exconsejero de Medio Ambiente Fernando Modrego, ahora gerente de la empresa provincial Proaguas, con un sueldo de 55.000 euros. La penúltima incorporación fue la del edil ilicitano Emigdio Tormo, nombrado director de la Agencia Provincial de la Energía, con una nómina de 64.000 euros.

La lista de ex cargos público, tampoco era desdeñable, y destacaban la exalcaldesa de Sax María Frutos Barceló Latorre, colaboradora del Consorcio Provincial de Prevención de Extinción de incendios, por 37.000 euros. Ripoll tampoco se olvidó de la familia, y entre sus asesores integró a su cuñado, Alejandro de la Vega Orduña, gerente de Medio Ambiente, con un sueldo de 55.000 euros. El paraguas de Ripoll era tan amplio que cubría hasta empresarios, como Luis Castillo García, expresidente del club de baloncesto de la ACB de la ciudad, al que colocó de subdirector del Gabinete de Comunicación, con 41.000 euros.

La nueva presidenta de la Diputación, la alcaldesa de Sant Vicent del Raspeig, Luisa Pastor, comenzó ayer oficialmente a aligerar el lastre del clan de su antecesor, con un recorte del 25% de las plazas del personal eventual relacionadas con la Diputación, que pasan de 58 a 45. Los demás asesores serán destituidos o no, cuando se reúnan sus respectivos consejos. El portavoz del Grupo Popular, César Augusto Asencio, cifró en casi medio millón de euros el ahorro que supondrá para las arcas de la Diputación este tijeretazo en la nómina de asesores.

La mayoría de los damnificados por la nueva política de austeridad marcada por Pastor son el colectivo del área de la Presidencia y de las gerencias que constituyó el líder del ripollismo. Entre los nuevos parados como consecuencia de la caída de su líder se encuentran ya su cuñado, Alejandro de la Vega Orduña, o la ex directora general de Canal 9 Genoveva Reig. No obstante, esta última conserva aún el cargo de apoderada de la Fundación del Auditorio de la Diputación de Alicante.

José Joaquín Ripoll acudió a primeras horas de la mañana de ayer a la oficina del Servef en Alicante. Ripoll es arquitecto de profesión, aunque apenas ejerció esta actividad, dada su precoz vocación política, que le llevó hasta la vicepresidencia del Consell en la etapa de Eduardo Zaplana. En 2003 recaló en la vida política de Alicante sustituyendo en la presidencia de la Diputación a Julio de España, que dejó este cargo por la presidencia de las Cortes.

No obstante, el objetivo principal de la vuelta de Ripoll a la arena política de la capital alicantina era el asalto a la alcaldía de Alicante. Pero sus constantes pulsos a la dirección regional del PP y la férrea oposición de la actual titular del puesto, Sonia Castedo, frustraron el anhelo de Ripoll y su entorno familiar.

Este periódico intentó ayer conocer sin éxito la opinión de Ripoll sobre su decisión a apuntarse al paro. El líder del PP alicantino mantiene su compromiso de guardar silencio hasta pasado el verano. Tras ser descabalgado de la Diputación dijo que se iba a "tomar un periodo de reflexión" y dedicar más tiempo a su familia. Hasta ayer, y por lo que respecta a este periódico Ripoll mantuvo su compromiso.

El entorno de Ripoll justificó que su alta en el paro en "su derecho como ciudadano" a cobar el desempleo. En el mismo sentido se expresaron desde las filas del otrora bando campista. El Consell, a través de la vicepresidenta, Paula Sánchez de León, también expresó "el máximo respeto a la decisión tomada por Ripoll", ya que es "un ciudadano como cualquier otro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de agosto de 2011.

Lo más visto en...

Top 50