Crítica:
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

El artista en crisis ideológica

Consideraciones de un apolítico (1918), que ahora reaparece en castellano, es una bicha negra en la biografía de Thomas Mann. Recoge ensayos de carácter "político" de 1915 y 1918, época en la que el autor de Muerte en Venecia clamaba por una Alemania que fuera "patria moral e intelectual". Aquel artista "burgués" cuestionaba las bondades de la democracia de los aliados, y reaccionaba contra la actividad política de su hermano mayor, Heinrich, quien la defendía con ardor y rechazaba el militarismo germano. Esta obra leída hoy permite comprender la ideología -bastante confusa- del escritor que, encerrado en su torre de marfil, vive sólo para su arte. Siempre a vueltas con su ego, reprimido en lo erótico y sumergido en profunda crisis ideológica, Thomas Mann se cuestionaba cuál era el papel del artista en la sociedad. ¿Acaso debía un autor de su altura transformarse en un mero agitador de masas? Se aferraba a la defensa de la "gran cultura" cuando la cultura en general comenzaba a ir por derroteros populares y democráticos. Quería oponer su "humanismo" al "humanitarismo demagógico". No lo consiguió. Con su díscolo hermano haría las paces, y años más tarde ambos destacarían por sus condenas a Hitler desde el exilio. Las Consideraciones de un apolítico quedaron olvidadas, como síntoma de una época de crisis y de transición en la vida del genial autor.

Consideraciones de un apolítico

Thomas Mann

Introducción de Fernando Bayón

Epílogo de Georg Lukács

Traducción de León Mamés

Capitán Swing. Madrid, 2011

564 páginas, 26 euros

Más información
Thomas Mann se fuga a Egipto
Primeras páginas de 'Consideraciones de un apolítico', de Thomas Mann.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS