Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:CÓMIC

El futuro de 'Españistán'

Sus viñetas sobre la economía ponen voz a toda una generación en crisis. Así ve Aleix Saló la que se nos avecina.

El alcalde del pueblo se ponía de los nervios al leer en la Revista de Ripollet las viñetas que publicaba Aleix Saló, que aún no había cumplido los 20. Diez años más tarde ha pasado lo mismo. La diferencia es que sus muñecos no van ahora contra el alcalde de una localidad de 37.500 habitantes, sino contra los políticos, banqueros y empresarios que dirigen España.

Pese a que en su ya archifamoso cómic Españistán. Este país se va a la mierda (Glénat) se mete tanto con el Gobierno de Aznar como con el de Zapatero por cómo gestionaron los años de bonanza económica, parece que en el PSOE ha caído mejor que en el PP la fábula sobre un país que está "jodidamente jodido por una resaca del copón". Zapatero y los vicepresidentes Rubalcaba y Salgado han reconocido haberse reído en sus despachos con su vídeo en YouTube sobre cómo ha llegado la economía española a este punto crítico. Lo colgó la noche del 25 de mayo y a la mañana siguiente ya era trending topic. Y lleva más de cuatro millones de visitas. A Cristóbal Montoro, del PP, no le ha hecho tanta gracia ver cómo le cargan a su partido el muerto de haber hinchado la burbuja inmobiliaria que más tarde explotó. Saló (Ripollet, 1983) admite "un subidón de adrenalina" al ver la atención de los poderosos. Pero dice que en el fondo le entristece. "Escuchan el mensaje que llega a través de un vídeo de animación, pero están sordos a lo que les piden los que se manifiestan en las calles", añade.

Saló también es muy crítico con su generación: "En cierta forma hemos sido un bluff. Teníamos tantas expectativas, que el hostión ha sido mayúsculo". Pero no cree que todo esté perdido. Tras diez años viviendo -"aunque sea con una economía de subsistencia"- de su trabajo, cree que todo esto puede traer algo positivo. "Somos la primera generación de trabajadores que nos hemos olvidado de protegernos. Parecía que si estudiabas una carrera siempre ibas a vivir bien. Pero es mejor que nos haya pasado ahora, cuando aún somos jóvenes. Está bien fraguarse en condiciones duras". Frente al deprimente panorama, Saló lo tiene ahora todo a su favor. Esta es su opinión sobre el futuro inminente de un país demasiado parecido a Españistán.

ep3. Tras los indignados, ¿qué?

Aleix Saló. Intuyo que el movimiento no desaparecerá, pero tampoco se mantendrá igual. Irá mutando a organizaciones más pequeñas y diversificadas, adaptadas a la problemática de cada territorio. Cada una gestionará programas y reivindicaciones más definidas. Eso, para mí, sería el mejor triunfo.

ep3. ¿Estamos condenados de por vida a políticos tan hábiles como los que describes? ¿Cómo ves el probable relevo?

A. S. El PP tiene dos grandes cualidades: la capacidad de mantener una masa fiel de votantes conservadores y la capacidad de irritar al electorado de izquierdas como nadie más sabe. Espero un 2012 bastante movidito. Vamos, el sueño húmedo de cualquier profesional de la sátira política. Respecto a la alternancia, es curioso cómo en este país solo se materializa cuando se quiere echar a alguien del poder. Llevamos décadas echando a presidentes (a González, por la corrupción; a Aznar, por Irak y el 11-M; a Zapatero, por la crisis...) sin siquiera detenernos a pensar en a quién damos el relevo".

ep3. ¿Ves el futuro de tu generación tan negro como reflejan tus viñetas?

A. S. Temo que suframos una regresión hacia un modelo de sociedad formado tan solo por señoritos y curritos. Por una oligarquía hermética muy enriquecida que controle el destino de una gran masa de trabajadores empobrecidos que solo pueden aspirar a una vida de estricta subsistencia. Está claro que el sueño de una abultada clase media solvente, formada e influyente, que permitiera sustentar un Estado del bienestar sólido, se ha roto en pedazos. Es la hora de los valientes; los jóvenes tendremos muchas menos oportunidades, así que habrá que aprovecharlas al máximo y apostar fuerte".

ep3. ¿Españistán podría ser Grecia?

A. S. La causa de todo este caos, aparte de la irresponsabilidad de muchos Gobiernos, es la avaricia y las grandes fortunas empeñadas en crecer ilimitadamente. No buscan crear empresas que den beneficios gracias a su producción, sino especulando o creando sucesivas burbujas en cualquier sector, incluso con productos de primera necesidad para la población".

ep3. ¿Volverá la pasión por el ladrillo a Españistán?

A. S. "Habrá más burbujas, pero en otros sectores, no en la construcción. Ha quedado una profunda herida en el imaginario colectivo de la población que tardará décadas en sanar. Hemos quedado escarmentados, yo el primero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de julio de 2011