Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AIRE LIBRE

Más allá del paralelo 71

Ballenas, Papá Noel, los samis y días sin noches en el Círculo Polar Ártico

Fiordos, bosques de abedules, renos y cascadas que fluyen fruto del deshielo glaciar. Cruzar la línea que indica que te encuentras en el Círculo Polar Ártico provoca cierto vértigo, en verano siempre será de día, y en invierno noche perpetua. Estas tierras son un milagro, una excepción, no hay ninguna zona en esas latitudes que esté habitada por el hombre; más allá del paralelo 71 la vida se convierte en extrema. Sin embargo, gracias a la corriente del golfo de México, la costa de la Laponia noruega goza de unos inviernos cálidos y de puertos libres de hielo. Entre mayo y julio se observa el sol de medianoche, y de octubre a abril es el mejor momento para ver las auroras boreales. Un viaje a la tierra de los samis, pueblo nómada que pastorea renos, y que tras décadas de ser relegado ahora está protegido, disfruta de un Parlamento propio, beneficios fiscales y un idioma y una cultura que se estudia en las universidades.

Llegamos al pequeño aeropuerto de Rovaniemi (Finlandia), donde cada verano (del 30 de junio al 7 de julio) se celebra el famoso Festival de Folklore (www.jutajaiset.fi), que reúne a los principales grupos de folk de Laponia (de aquí procede el grupo Lordi, que ganó el festival de Eurovisión en 2006). En esta ciudad, de 65.000 habitantes, se rodaron escenas de la película Los amantes del Círculo Polar (Julio Medem, 1998).

En las afueras de Rovaniemi está la puerta del Ártico (www.artikum.fi), un centro excesivamente turístico en el que se puede visitar la casa de Papá Noel, donde peregrinan cada año miles de niños que se quedan atónitos al ver la gigante máquina de engranajes que permite parar la rotación de la Tierra para que de este modo Papá Noel pueda repartir los regalos por cualquier rincón del mundo en un solo día. También se pueden visitar las típicas cabañas de los samis y enviar por correo postal una felicitación navideña. De ahí nos dirigimos hacia Kiruna (Suecia) para pasar la noche y visitar al día siguiente el parque nacional de Abisko (www.abiskonaturum.nu).

Ballenas a la vista

Antes de llegar a las islas Lofoten (Noruega), tras atravesar el histórico puerto de Narvik, cruzamos las Vesteralen (www.visitvesteralen.com), otro de los archipiélagos noruegos en el Ártico, para visitar el centro de protección y recuperación de ballenas, que ofrece excursiones en barco para ver a los cachalotes en su medio marino (www.whalesafari.com). Zarpan cada día (entre el 25 de mayo y el 15 de septiembre) desde el puerto de Andenes.

La siguiente etapa del viaje son las islas Lofoten (www.lofoten.info), un archipiélago cuyo paisaje emula al de los Alpes suizos, pero incrustados en medio del mar.

Una de las mejores maneras para conocer esta costa del mar de Noruega es con el Hurtigruten (www.hurtigruten.com), una línea regular de ferrys con escalas en las diferentes poblaciones costeras. Otra alternativa es un pequeño crucero desde la localidad de Kabelvag hasta encontrar el Trollfjord o fiordo del Trol, uno de los más estrechos del país, también llamado la catedral ya que allá los noruegos realizan algunas celebraciones nupciales a bordo de sus barcos.

Seguimos hacia el Norte hasta llegar a la bonita ciudad de Tromso, enclavada en una pequeña isla entre dos fiordos, famosa por su universidad, por el Instituto Polar de Noruega o la iglesia de Tromsdalem, moderna y vanguardista, con la mayor vidriera de toda Escandinavia. Para contemplar la ciudad y la belleza de los fiordos, lo mejor es subirse al teleférico de Fjellheisen, que se eleva hasta la cima del Storsteinen, a 421 metros de altura. También es interesante visitar Polaria, un centro de aventuras con un acuario ártico y un cine panorámico (www.polaria.no).

Petroglifos

Salimos de Tromso por la carretera E-6, bordeando los fiordos de Alta, Kvaenan y Resta, y a bordo de unos ferrys navegaremos por los de Lyngen y Ulls hasta llegar a Alta, cuyo centro neurálgico es una calle de un centro comercial, y que se constituyó como ciudad en el año 2000. Aquí lo más interesante es su museo al aire libre, que muestra unos petroglifos, unos grabados rupestres con más de 6.000 años de historia declarados por la Unesco patrimonio mundial. Los grabados fueron descubiertos fortuitamente mientras se intentaba colocar un poste de tendido eléctrico en 1973. Se estima que en el paraje hay más de 6.000 dibujos, repartidos en un centenar de paneles que reproducen escenas de caza y pesca, y representaciones de figuras humanas y animales. El enclave atrapa por su magia y por sus vistas al fiordo, uno de los más grandes del país. Y desde Alta, por el túnel subterráneo marino de siete kilómetros, llegamos a Honningsvåg, la capital de la isla más septentrional de Europa, para visitar la plataforma del Cabo Norte y contemplar el sol de medianoche sobre el horizonte marino.

El Artico Ice Bar en Honningsvåg, regentado por españoles, permite comprobar las diferentes texturas, tonalidades y propiedades del hielo, incluso beber en un vaso de hielo (www.articoicebar.com), y en este pueblo el restaurante Corner, junto al puerto, ofrece deliciosas lenguas de bacalao y una variedad de pescados del mar de Barents.

Guía

Información

» Turismo de Noruega (www.visitnorway.com).

» Turismo de Finlandia (www.visitfinland.com)

» Turismo de Suecia (www.visitsweden.com)

Cómo ir

» Ryanair (www.ryanair.es) vuela de Madrid a Oslo (aeropuerto de Rygge). Los billetes para julio o agosto se consiguen ahora desde 122 euros (con tasas, sin equipaje, 20 euros por maleta). También opera un vuelo directo entre Girona y Skelleftea, en la Laponia sueca (www.destinationskelleftea.se). Desde 106 euros en julio.

» Finnair (www.finnair.com). Vuelos entre Madrid y Rovaniemi, vía Helsinki, desde 385 euros en julio.

» Agencias especializadas como Tourist Forum (www.touristforum.net) o

Viajerum (www.viajerum.com) ofrecen varios programas para recorrer por libre el norte de Noruega, Finlandia y Suecia (consultar precios en sus catálogos o en las webs).

» Mayoristas como Catai (www.catai.es) o Cóndor Vacaciones (www.condorvacaciones.es), entre otras, también organizan circuitos por la zona. En agencias.

» Viaje Ártico (www.viaje-artico.com) propone estancias de una semana en una casa rural de las islas Vesteralen (Noruega), con actividades como la pesca, paseos en kayak, avistamiento de cachalotes o excursiones a las Lofoten, por unos 1.000 euros. I. M.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011

Más información