Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Multitudinaria manifestación contra el aumento del horario del profesorado

Consignas como "conselleiro, trapalleiro", "enseñanza pública de calidad" o "Mira Lema, dimisión", se corearon ayer en las calles de Santiago, desde la Praza do Toural hasta la sede de la Xunta de Galicia, en boca de miles de profesores y miembros de los seis sindicatos de la enseñanza. El motivo: exponer a viva voz su rechazo general a la propuesta de ampliación del horario lectivo del profesorado, un proyecto de la Consellería de Educación que supone "una agresión a la enseñanza pública de Galicia", según la responsable de educación de CC OO, Machús Fernández.

La de ayer fue una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan frente a San Caetano. La Policía Local no dio datos oficiales, pero los sindicatos (CIG, CC OO, UGT, STEG, CSIF y ANPE) cifran en "más de 15.000" los profesores que se juntaron en la que el secretario nacional de CIG Ensino, Anxo Louzao, denomina como "la demostración más evidente del rechazo a las medidas unilaterales que pretende imponer el conselleiro de Educación", Jesús Vázquez. Louzao aseguró que "más temprano que tarde la consellería tendrá que retirar esta medida", ya que, de lo contrario, "la conflictividad en la enseñanza va a ser permanente".

Muchas de las protestas se centraron en vilipendiar la figura de Vázquez (al que incluso retrataron con un cabezudo, que les acompañó durante la manifestación) del que pidieron su renuncia con gritos de "Vázquez, dimisión". "Estamos ante un conselleiro", denunció Louzao, "al que la cruzada en contra del gallego ahora hay que sumarle la cruzada en contra de la enseñanza pública y de su profesorado". "Ante esta situación el único servicio que realmente el conselleiro le puede hacer a la educación en Galicia es su dimisión", afirmó.

En esta misma línea, Louzao aseguró que Vázquez "será recordado como el peor conselleiro de la educación de este país" y aseguró que tanto él como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo "tienen que saber que el profesorado no va a estar dispuesto a dar un paso atrás hasta conseguir la retirada de la orden".

Sin marcha atrás

La Consellería de Educación ya había alegado a lo largo de la mañana de ayer la "falta de sentido" del llamamiento de los sindicatos a manifestarse, ya que la medida está encaminada a "mejorar la calidad del sistema educativo". En esta línea, la Xunta informó de que la reestructuración de los horarios lectivos "continúa su tramitación" a favor de "una mayor calidad educativa".

Después de haber hecho una "llamada a la responsabilidad" en "un momento en que todos tenemos que cooperar y ayudar a mejorar la calidad del sistema", la Consellería recordó que la medida "no significa un aumento de la jornada laboral" de los docentes, sino que "hace referencia a que los profesores pasarán a tener 25 horas lectivas en lugar de 21". Además, señaló que "una vez vista la escasa participación de la jornada" (en la que, según el recuento de la Xunta, se reunieron únicamente 1.500 manifestantes) "las organizaciones sindicales deben replantearse su actitud".

Por su parte, la oposición se muestra contraria al aumento del horario lectivo. El portavoz nacional del BNG, Guillerme Vázquez, que asistió a la manifestación, consideró que "hay que darle para atrás sí o sí" a la medida. Vázquez se opuso "radicalmente" al proyecto de la Consellería, a la que acusó de "imponer" la normativa "sin negociar absolutamente nada", después que la Xunta enviara a lo largo de la jornada del lunes una carta informando de la medida a todo el profesorado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2011