Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo el 5% de los 13.000 maestros tiene título de inglés

Uno de los primeros asuntos con que tendrá que lidiar el nuevo consejero de Educación, José Císcar, es el improvisado modelo lingüístico anunciado por su predecesor en el cargo, Alejandro Font de Mora, de forma "unilateral" y "sin consenso" de la comunidad educativa. Pero, además, el andamiaje para edificar el nuevo trilingüismo está hecho de naipes. Según los últimos datos oficiales proporcionados por la Administración a los sindicatos, "de los 13.000 maestros que integran bolsas de interinos del cuerpo de maestros, solo el 1% tiene la doble habilitación de Infantil y de Inglés, y en Primaria, solo el 5%", según precisa Inma Sánchez, de la ejecutiva de enseñanza de CC OO. "Estos porcentajes, trasladados al número de maestros funcionarios de carrera, nos dan una idea sobre la ingente formación en idiomas necesaria para llevar a cabo el plurilingüismo del PP", concluye Sánchez.

El nuevo modelo copiado del PP gallego contempla un sistema "avanzado" por el que los colegios e institutos que lo soliciten -es decir, que tengan profesorado competente- podrán implantar gradualmente un tercer idioma, preferiblemente el inglés, siempre que no supere el 33% del horario lectivo. Se suprimen las líneas de enseñanza vehicular en valenciano y se equipara la lengua propia al castellano.

Incumplir la LOE

Para el modelo "inicial" -es decir, de aplicación generalizada para todos los centros escolares el curso 2012-2013- el plan se compromete a garantizar las horas de inglés a que obliga la Ley Orgánica de Educación (LOE) de 2006 en todo el Estado. Esto supone que la Comunidad Valenciana ya acumula un retraso notable en la implantación del inglés en la etapa de Infantil, porque el próximo curso necesitaría contratar, al menos, a 3.000 maestros con la doble capacitación.

A las múltiples "trampas" que contiene el borrador de decreto que tendrá que sentarse a negociar el nuevo consejero, se suma "la falta de continuidad de los programas experimentales implantados hace dos años en seis colegios públicos, que estudian el 80% del horario lectivo en inglés", denuncia Sánchez. Según las comisiones de servicio publicadas el martes en el

DOCV, el próximo curso el plan no se extenderá a otros tres centros, como se prometió. Por otra parte, en la convocatoria se pide un nivel elemental o intermedio, que rebaja las expectativas establecidas en el nuevo decreto de exigir el certificado europeo de idiomas B2.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 2011