Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de indignados toman las calles

Andalucía se vuelca en las manifestaciones convocadas por el Movimiento 15-M

Decenas de miles de indignados salieron ayer a la calle en Andalucía. En Granada, fueron 18.000 personas; en Málaga, 12.000; en Córdoba, 5.000; en Cádiz, 4.000 y en Jaén, 1.500, siempre según la Policía Local. En Huelva se reunieron 3.000 personas, según los convocantes, y en Almería, 5.000. La Policía Local de Sevilla cifró el seguimiento en 5.000 manifestantes, aunque la organización lo elevó hasta los 40.000.

La protesta malagueña arrancó a las puertas del Ayuntamiento. Desde la plataforma del 15-M, querían que la marcha contra las políticas europeas para solucionar la crisis fuera "festiva", por eso desde un vehículo con altavoces sonaron canciones protesta de reggae y rap, informa Juana Viúdez. La marcha logró reunir a unas 12.000 personas, según datos de la Policía Local, 22.000, según la plataforma 15-M. Terminó pasadas las 21.30, en la plaza de la Constitución, donde han permanecido acampados y que abandonarán hoy lunes para dar paso a otras iniciativas.

"Es el Fondo Monetario/ un juntorio de ladrones/ que nos vienen a quitar/ toítas las ilusiones", al ritmo de estas sevillanas corraleras avanzaban ayer 35 personas, que llegaron desde Lebrija a Sevilla para participar en la convocatoria. Más de 5.000 personas, según la Policía Local, partieron a las 19.30 de la plaza de España para llegar a la de la Encarnación, en la que desde hace un mes están acampados los indignados.

La marcha se desarrolló sin incidentes y plagada de detalles irónicos como el entierro a la democracia con un banquero, un cura y tres plañideras. Todos alrededor de un ataúd en el que podía leerse: "Democracia 1978-15-M". También le echaron humor una quincena de "científicos indignados", vestidos con batas blancas. "Somos doctorados en Bioquímica que trabajamos en un centro de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y algunos no llegamos ni a los 700 euros al mes", comentaron.

A la convocatoria acudieron desde familias enteras, abuelos incluidos, hasta una pandilla de estudiantes de ESO de 14 años, con las cosas muy claras: "Queremos que cambien la ley electoral y salvar todos los derechos que nos están quitando", afirmó Silvia Ruiz. "Hoy 19 de junio llegó el momento de iniciar una nueva fase. No nos vamos, nos expandimos a los barrios y a los pueblos", afirmaron los indignados para anunciar que abandonan la acampada en la Encarnación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de junio de 2011