Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Momentos electrizantes

Momentos electrizantes y llenos de emoción. En el impresionante marco del teatro de Montjuïc flotó la pasión romántica especialmente en dos momentos durante el espectáculo, cuando los 12 bailarines de la compañía Gelabert-Azzopardi esculpieron el baile contemporáneo al son de la sardana y cuando los 14 miembros de las colles sardanistas danzaron el baile tradicional catalán.

El coreógrafo catalán ha demostrado un instinto notable para elegir un espectáculo sobre la sardana para abrir la programación del festival de verano. Tradición y contemporaneidad se trenzan en una original combinación para mostrar la historia de esta danza, desde los tiempos de la Inquisición hasta la época de Franco.

El paso de baile popular a baile culto es expresado a través de coloristas imágenes y un brillante trabajo coral. Hay que destacar que en el vocabulario coreográfico de Gelabert, a lo largo de su dilatada carrera profesional, siempre han estado latentes ciertos pasos del folclor catalán que han dado personalidad a su baile y que en este montaje reafirma con mayor contundencia.

Otro de los aciertos de La muntanya al teu voltant son los colaboradores elegidos. El compositor Borja Ramos ha creado una intensa y contemporánea partitura, se han elegido seis bellas sardanas compuestas por Francesc Cassú, Tomás Gil i Membrado y Pep Ventura y Carles Santos ha compuesto una distorsionada sardana para uno de los solos de Gelabert de siete minutos de duración. La Banda Municipal de Barcelona, dirigida por Salvador Brotons, interpreta las composiciones musicales situada sobre una estructura metálica a tres metros y medio del escenario.

El artista plástico Perejaume, por su parte, ha creado unos tapices que arrastran al público al abismo del Teatre Grec, le suben a una montaña o le incitan a coquetear con los colores del surrealismo. Mientras que Lydia Azzopardi viste a los bailarines con ropas evocadoras de los años cincuenta y setenta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011