El azar vota al PP en Os Blancos

Un sorteo deshace el empate a 393 sufragios entre populares e independientes

La racha del PP ourensano no se acabó el día de las elecciones cuando la provincia coronó a José Luis Baltar como líder indiscutible y le dio una mayoría sobre la mayoría ya aplastante que tenía en la Diputación que preside desde hace 22 años. Ayer la suerte decidió que el PP sume una nueva alcaldía, la de Os Blancos, donde las urnas arrojaron un empate a 393 votos entre populares e independientes de la Alternativa Popular Galega (APG).

No fue finalmente una moneda al aire sino el azar sobre un par de papeles metidos en una saca negra el que decidió el futuro político de los vecinos de este pequeño municipio que rinde culto a Baltar como ningún otro (varias calles y el centro multiusos llevan su nombre). La secretaria judicial introdujo su mano en la bolsa y sacó la papeleta del perdedor. En ella figuraba el nombre del candidato de la APG, José Manuel Castro. Este anunció de inmediato que no acata el resultado y que recurrirá ante el Tribunal Constitucional.

El candidato del PP había expresado que haría otro tanto en caso de resultar él perdedor. Pero ayer -acompañado de un funcionario del PP y del asesor jurídico de la Diputación, José Eugenio Galindo- acató el resultado que le permite formar gobierno en el municipio. El empate como consecuencia de un error -faltaba un voto en el cómputo final de una de las mesas- seguirá, sin embargo, sin resolverse. La corporación no podrá constituirse el próximo día 11, ya que para entonces es altamente improbable que se haya pronunciado el Tribunal Constitucional.

La Junta Electoral de Zona decidió la opción del sorteo a la vista de que la Junta Central había desestimado los recursos que presentaron las dos únicas formaciones -PP y APG- que obtuvieron representación en los comicios del pasado 22-M. "Para elegir la alcaldía por sorteo no hacían falta elecciones", dijeron casi al unísono los candidatos de las dos formaciones cuando se les anunció que sería el azar el que decidiría. Ahora, el candidato del PP, Juan Manuel Andrade, se conforma con la suerte y tiende la mano a su rival de la APG, José Manuel Castro, a quien pidió ya su "colaboración para sacar esto adelante". "Hay que olvidarse de rencillas y trabajar en el Ayuntamiento, que hace mucha falta", instó el alcalde electo por sorteo. .

Pero Castro considera que el sistema utilizado es "antidemocrático" ya que "se trata de un empate por error y no por coincidencia". Su reclamación de que se repitan las elecciones está respaldada por socialistas y nacionalistas, que se han quedado son representación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS