Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TELEVISIÓN

Fracasa el modelo de Veo 7

El canal de 'El Mundo' solo ofrecerá productos enlatados

Veo 7 está cada vez más en la cuerda floja. Si la televisión que pilota El Mundo suprimía el viernes pasado los telediarios y los espacios deportivos, ahora se dispone a prescindir de la producción propia. La parrilla se alimentará exclusivamente de productos enlatados. Este cambio de modelo se producirá el 30 de junio, según sus gestores. Será la culminación del fracaso audiovisual de Unidad Editorial, que provocará un radical recorte en la plantilla de Veo 7.

Hasta ahora, son 70 los profesionales afectados, cifra que puede verse duplicada. Para la próxima temporada aspira a mantener su apuesta por la televisión, pero con "un modelo viable en el actual entorno de catástrofe económica", según anunció Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, el miércoles en Twitter. Un portavoz de Unidad Editorial dijo ayer que la marca sigue siendo "estratégica para la compañía" y aseguró que la cadena no se cierra. Reconoció que sus gestores han abierto un tiempo de reflexión para diseñar el modelo del futuro "con la plantilla adecuada".

La crisis publicitaria y el hundimiento del modelo de Veo 7 ha llevado a RCS Mediagroup, el grupo italiano que controla Unidad Editorial (El Mundo, Marca y Expansión) a tomar la decisión de dejar en mínimos el canal. La división española registró en el primer trimestre del año unas pérdidas brutas de explotación (EBIT) de 9,9 millones de euros. Pese al fin de la producción propia y el despido de los trabajadores, mantener en el aire Veo 7 le costará cada año cinco millones de euros, que es la factura de Abertis, el distribuidor de señales. RCS busca socios financieros, ya que la idea es mantener la marca, aunque sea con contenidos de bajo coste.

La crítica situación de Veo 7 se ha visto agudizada por un entorno publicitario adverso, al que se suma su incapacidad para remontar las audiencias. Ni siquiera tras el apagón analógico, cuando todos los canales pasaban a competir en igualdad de condiciones. Veo 7, que nació en noviembre de 2005, cerró el mes pasado con un 0,9% de cuota, casi la mitad que Intereconomía, uno de sus más cercanos rivales. El aluvión de canales que ha traído consigo la TDT y la reducción de la tarta publicitaria pone en peligro la supervivencia de otros operadores. La 10 (de Vocento) y 13 TV (Conferencia Episcopal) tienen también una audiencia residual: 0,4% y 0,3% de cuota, respectivamente.

Hace unas semanas, el grupo RCS impuso la reducción de la cadena a la mínima expresión. Entonces se salvaron la tertulia nocturna La vuelta al mundo, en la que colabora Ramírez, y el programa de entrevistas En confianza, presentado por el vicedirector de El Mundo, Casimiro García-Abadillo. Pero la tertulia de Veo 7 no ha calado. Por ejemplo, el miércoles pasado fue vista por 134.000 espectadores (0,9%), mientras que El gato al agua, de Intereconomía, triplicaba ese dato (443.000, 2,5%), La noche en 24 Horas, de TVE, lograba 260.000 (1,4%) y Al rojo vivo, de La Sexta 2 registraba 120.000 (1,5%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2011