Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal investiga la propaganda racista de Anglada

PxC envió una carta con un falso cheque a nombre de Mohamed

La fiscalía trata de detener por la vía legal el impulso que la xenófoba Plataforma per Catalunya (PxC) ha obtenido en las urnas. El fiscal especial de delitos de odio y discriminación de Barcelona, Miguel Ángel Aguilar, ha abierto una investigación para aclarar si la propaganda distribuida por el partido de Josep Anglada en las elecciones municipales incita al odio racial.

En los municipios del cinturón industrial de Barcelona, la formación ultra ideó una campaña agresiva que, vistos los resultados, funcionó. Por primera vez, Plataforma ha obtenido representación en esas localidades, que son feudo tradicional del PSC. El partido de Anglada hace suya una idea que repiten como un mantra los partidos de ultraderecha europeos: "Primero, los de casa".

El fiscal ha encargado a la policía que analice la correspondencia y el material gráfico difundidos por PxC. Entre esa propaganda figura un anuncio que muestra a tres adolescentes con minifalda saltando a la comba. En 2015, sigue el anuncio, esas minifaldas se han convertido en burkas.

La asociación cultural Jama Kafo interpuso una de las denuncias por la propaganda distribuida en Mataró. Los vecinos recibieron una carta acompañada de un falso cheque, por importe de 4.000 euros, a nombre de un ficticio "Mohamed Alcabir Amir". El escrito lleva en el lugar reservado a la entidad bancaria, el membrete "Pacto Nacional por la Inmigración", un acuerdo suscrito entre los partidos en el Parlamento catalán para abordar el fenómeno. El cheque pretende dar a entender que la Generalitat favorece, con ayudas económicas, a los inmigrantes en detrimento de la población autóctona. "No hay lugar para ninguno más, ni cívico ni incívico, ni legal ni ilegal", añade la misiva.

La propaganda puede constituir un delito de incitación al odio racial, según el fiscal Aguilar, que pide para Anglada año y medio de cárcel por ridiculizar a los magrebíes en la campaña electoral de 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2011