Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del 22-M

PP y PA presentan su pacto en Ronda como la derrota del transfuguismo

La popular Mari Paz Fernández sucederá al socialista y exandalucista Marín Lara

Estaba cantado desde la misma noche electoral y no ha habido ni la más mínima dificultad en la negociación, pero el pacto alcanzado por el PP y el PA en Ronda tiene tal carga simbólica que los máximos responsables de ambas formaciones en la provincia de Málaga se reservaron ayer el gusto de rubricarlo y presentarlo en público. Para los firmantes, el pacto significa ante todo la derrota del transfuguismo.

Con la escenificación, ambos partidos trataron de trasladar la idea de que su vínculo va más allá que el repudio que comparten por el aún alcalde, Antonio Marín Lara, declarado tránsfuga cuando en pleno mandato se pasó del PA al PSOE con el grupo de nueve concejales que hace cuatro años ganó las elecciones municipales en la lista andalucista. "Hay un programa y un proyecto compartido", enfatizó el presidente provincial del PP, Elías Bendodo, quien aseguró que "en este pacto no existen las ambiciones personales, sino la de mejorar Ronda y situarla en el lugar que merece". "Es muy positivo que PP y PA se den la mano para abordar un camino hacia el bienestar, la transparencia y la austeridad", dijo.

El PSOE tuvo 175 votos más que el PP, y los mismos ediles, siete, por cinco el PA

El secretario provincial del PA, Salvador López, admitió que su partido tenía "una espinita bien grande" y mostró su satisfacción porque "los traidores que perseguían que el PA desapareciera en Ronda" no se han salido con las suyas. Esta ciudad es un feudo tradicional del andalucismo e incluso Marín Lara, el ahora alcalde socialista desbancado, llegó a ser secretario general del PA en Málaga.

Bendodo reivindicó la legitimidad del pacto, porque representa al 54% del electorado -aunque este argumento el PP lo rechaza en Benalmádena, donde un pacto PSOE-IU y un partido local lo va a apartar de la alcaldía-. El PSOE fue la lista más votada en Ronda el 22-M, aunque sólo con 175 votos de diferencia sobre el PP, con quien empata a siete concejales. Esto es, el PSOE logra los mismos concejales que hace cuatro años, pese a haberse llevado al alcalde y los otros ocho del PA. Los andalucistas consiguieron cinco ediles, e IU, dos.

En su trayectoria, Marín Lara acumula alianzas y rupturas con todos. En 1999 participó en el pacto antiGIl con PSOE y PP, que se turnaron dos años la alcaldía, e IU. En 2003 pactó con el PSOE y fue primer teniente de alcalde, pero sólo aguantó 15 meses. En septiembre de 2004 montó una moción de censura con gilistas y PP y se hizo con la alcaldía. Después de ganar en 2007 pactó con el PP, pero al cabo del año destituyó a los ediles populares y recabó el apoyo del PSOE, que en junio de 2009 lo fichó convencido de que era una estrategia de consolidación en Ronda.

La operación ha fallado con estrépito. El PP, que en las tres municipales anteriores no fue ni la segunda fuerza y nunca superó el techo de cuatro concejales, ha alcanzado a los socialistas en las urnas, una muestra más de su despegue en las ciudades de interior, y Mari Paz Fernández será la alcaldesa con el apoyo del partido "traicionado". Fernández recalcó que recuperar la estabilidad y el control del gasto serán líneas fundamentales de su equipo. Anunció que todas las facturas deberán ser aprobadas por junta de gobierno, que los cargos de confianza se reducirán a la mitad, de 10 a 5, y que sólo habrá cinco ediles con dedicación exclusiva en lugar de los 12 actuales.

Isabel Barriga, la andalucista que será primera teniente de alcalde, anunció una auditoría para conocer el estado de las cuentas. El PA tendrá, entre otras, las concejalías de Urbanismo, Medio Ambiente, Cultura y Fiestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2011