Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El club azulgrana aprieta a sus secciones

El béisbol se elimina y se reduce la actividad de los equipos no profesionales

La directiva del Barcelona, que prevé un déficit de 21 millones de euros al cierre del presente ejercicio, continúa aplicando su plan de austeridad. Después de que el equipo de fútbol ganara la Liga, anunció que el partido de vuelta de la Supercopa española, contra el Madrid en el Camp Nou, será de pago. Y ayer, días después de conquistar la Champions, comunicó que aumentará el 50% el precio de los pases de aparcamiento, reducirá cada año el 1% del presupuesto destinado a las secciones profesionales -hoy suponen el 10% del mismo- y limitará la actividad deportiva de las no profesionales "al ámbito de Cataluña", a excepción de la de béisbol, fundada en 1941 y que desaparece de forma fulminante porque su interés es "muy bajo".

Los ajustes económicos se consideran imprescindibles para cuadrar los números y reforzar los distintos equipos, especialmente el de fútbol, que baraja los nombres de Cesc (Arsenal) y Rossi (Villarreal) como fichajes prioritarios, además de otras opciones como las de Alexis Sánchez (Udinese), José Ángel (Sporting) y Kiko Femenía (Hércules), que alternarían el primer equipo con el filial.

Sin abono global

Toni Freixa, portavoz de la junta, informó también de que, "a fin de fomentar la asistencia" al Palau Blaugrana, desaparecerá el abono global, que daba la posibilidad de presenciar las distintas disciplinas -baloncesto, balonmano, hockey sobre patines y fútbol sala- con un solo carné. Únicamente se mantendrá el abono del baloncesto -será necesario ser socio para ver sus partidos- y se crearán abonos específicos para las otras secciones -en este caso no será imprescindible serlo.

El club azulgrana, por otra parte, cambiará el césped del Camp Nou la última semana de julio -volverá a ser de hierba natural- y creará en el Gol Norte una grada de animación, Grada Jove, de 1.400 localidades. Los actuales abonados serán reubicados. Un colectivo de 4.000 personas gestionará el acceso de los 1.400 aficionados. Los miembros de la asociación, que deberán preinscribirse y estarán controlados por los Mossos, tendrán el 50% de descuento en las entradas.

En lo deportivo, el Barça destituyó al entrenador de hockey, Ferran Pujalte, y aceptó la renuncia del secretario técnico, Quim Paüls.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 2011