Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

La ministra González-Sinde insufla ánimos al Cabanyal

Barberá confirma la querella por prevaricación contra la ministra Sinde

María Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura, empezó el acto de ayer en Valencia dando las gracias a los "vecinos resistentes de El Cabanyal", que acudieron a verla. La ministra viajó a la capital valenciana para apoyar al candidato socialista a la alcaldía de Valencia, Joan Calabuig, que presentó su programa de cultura en las naves de la calle Juan Verdeguer, rehabilitadas con fondos estatales del Plan E.

Poco antes, González-Sinde repitió lo dicho otras veces y sobre la necesidad de preservar el patrimonio histórico valenciano. "El Cabanyal es un buen ejemplo de barrio con potencial económico para ser revitalizado. Tenemos que conservarlo, no destruirlo", dijo poco antes.

Insiste en el potencial que tendría el barrio con su revitalización

Calabuig propone reforzar la vocación mediterránea de la Mostra

El empeño del Ministerio de Cultura tropieza con la negativa de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, a renunciar a la ampliación de la avenida de Blasco Ibáñez hasta el mar, abriendo un boquete en este barrio protegido. Una orden del Ministerio de Cultura suspendió en diciembre de 2009 el plan de la prolongación de Barberá al considerar que las demoliciones suponían un expolio. No lo dijo expresamente, pero la ministra reiteró que su ministerio "siempre está abierto al diálogo, sereno, constructivo y civilizado", pero acto seguido reconoció que para que esa situación se produzca debe haber voluntad del Consistorio y la Generalitat.

A su lado, Calabuig se comprometió, si sale elegido alcalde, a sentarse con la Generalitat y el Gobierno el 23, día siguiente a las elecciones.

"Sois un ejemplo que se ha extendido por toda España", dijo González-Sinde cerrando el capítulo de El Cabanyal. Unas horas antes, Barberá, en un acto electoral en la ONCE -donde presentó su programa para los discapacitados- confirmaba que ya ha formalizado la querella contra Sinde por prevaricación.

Barberá ha respondido así a la orden de Cultura, que también recurrió y que la Audiencia Nacional verá el próximo junio. La alcaldesa pidió que no se mezclase la querella con la campaña electoral, pero a continuación comentó que los ministros socialistas "tienen la virtud de venir a Valencia solo en campaña electoral".

Preguntada al respecto, González-Sinde dijo no tener constancia de la querella, si bien precisó: "No puedo decir nada al respecto salvo que hasta ahora los tribunales siempre nos han dado la razón". La ministra no entró en la polémica de las licencias -el Consistorio las tiene paralizadas en El Cabanyal tras hacer una lectura restrictiva de la orden ministerial-.

Pero Sinde no venía a hablar de El Cabanyal sino de cultura y tras entrevistarse con Calabuig y un grupo de representantes del mundo de la cultura valenciana, sí manifestó que la cultura en Valencia vive uno de las peores situaciones de su historia por la falta de oportunidades para los artistas, las bandas de música u otros colectivos. Este tejido, añadió la ministra, "no es ni la sombra de los que fue, y no es ni la sombra de lo que será y puede ser si Joan Calabuig llega a ser el alcalde de Valencia",

Calabuig planteó algunas de las propuestas socialistas y entre ellas abogó por recuperar para la Mostra de Valencia su vocación mediterránea, con la creación de un premio para aquellas producciones que se desarrollen en el escenario de Valencia como elemento de promoción de la ciudad y "volver recuperar y reforzar el carácter mediterráneo" de este festival, precisó.

Respecto a otros ámbitos, ha propuesto "fomentar la participación del mundo de la cultura" con la creación de un Consejo Local de la Cultura, que funcione como "un canal de participación donde se puedan expresar claramente las posiciones de los distintos sectores de la ciudad".

Los socialistas se proponen desarrollar un código de buenas prácticas para que los responsables de museos y otras instalaciones públicas "sean nombrados por sus cualidades y trayectoria, y no sean comisarios políticos que tratan de limitar la creatividad".

Calabuig pidió "un compromiso por la cultura sin tratar de manipular y orientar las expresiones que se apoyan, sino ofrecer un espacio de creatividad con libertad para que pueda desarrollarse la actividad cultural en Valencia".

Y como suele ser habitual en Calabuig, el candidato trató de contrarrestar las críticas del Consell y el Ayuntamiento a la falta de inversiones del Gobierno español. En esa línea, Calabuig agradeció el compromiso del Ministerio de Cultura, al llevar adelante proyectos como la rehabilitación del Museo San Pío V, de una parte de la Basílica de la Virgen, así como el apoyo del Gobierno a Escola Valenciana, a las bandas de música "muy maltratadas por el Gobierno autonómico e ignoradas por el local".

Entre los representantes del mundo de la cultura que acudieron se encontraban Fernando G. Delegado, Carmen Amoraga, la pintora Carmen Calvo, el actor Sergi Calleja, el dramaturgo Rodolf Sirera o el director de cine, Toni Canet, entre otros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2011