Reportaje:

Jorge Barbi y su poesía plástica

Una galería de Santiago exhibe la última producción del artista

La galería SCQ de Santiago acaba de abrir una nueva muestra individual del artista pontevedrés Jorge Barbi, uno de los nombres más destacados del arte contemporáneo gallego en las últimas décadas. El título de la exposición, Otra cosecha, hace referencia a que se trata de la última producción de un artista que combina diversas técnicas, incluidas las nuevas tecnologías, para construir una serie de imágenes que consiguen impactar al espectador y hacerse preguntas sobre lo que está contemplando realmente.

Barbi acostumbra a trabajar con elementos que recolecta de la naturaleza y son aprovechados para incluirlos en sus obras. En la muestra actual podemos ver piezas en las que integra cabacos (maderos que trae el mar a las playas), hierros o corchos que muestra primero en aparente desorden y luego ordenados por el propio artista en forma de círculo. Nada es casual en su obra. "Más que sacar el jugo de las cosas busco destilar la esencia de los elementos que utilizo. Soy un paseante que recoge cosas pero detrás de cada una de las series que realizo hay años de trabajo y reflexión", explica el artista de A Guarda.

En otra de las series que ahora presenta en Santiago puede verse como el artista construye complicadas arquitecturas, trabajando con la imagen multiplicada de fotografías de espuma de mar que el mismo realiza en la zona costera donde vive. Su trabajo para conseguir instantáneas lo más cerca posible del lugar donde rompen las olas le ha costado más de un disgusto, al perder alguna cámara en un día de oleaje. Sin embargo, el resultado final merece la pena porque consigue que el espectador se pregunte realmente que está viendo y se sienta seducido por la belleza de unas imágenes que parecen llegadas de otro mundo pero que pertenecen a éste.

Aunque utiliza el ordenador en su trabajo, Barbi apuesta por no perder nunca de vista "la seducción de lo real". Por eso utiliza siempre elementos extraídos de la naturaleza sin despojarlos de su esencia pero sí dándoles una vuelta de tuerca para que el público pueda ver las inmensas posibilidades artísticas de cualquier cosa que nos rodea. Excrementos de pájaros, pequeñas piezas metálicas oxidadas o maderos con palabras escritas que deposita el mar son otros elementos que el artista pontevedrés emplea en sus obras.

En esta ocasión, Barbi presenta otro tipo de obras en formato rectangular y muy alargado en las que el artista coloca una serie de pequeñas fotografías de los elementos habituales en su trabajo. De esta forma, la pieza se convierte en una especie de pergamino escrito con todo tipo de objetos. La obra de Barbi está muy relacionada con la poesía, de hecho, el resultado en este tipo de piezas es una especie de poema visual donde los objetos se acaban convirtiendo en palabras.

Después de tres años de duro trabajo en el que Barbi ha afrontado proyectos tan absorbentes como la gran exposición celebrada el año pasado en el museo Marco de Vigo, el artista pontevedrés volverá a caminar para seguir encontrando objetos que pueda incorporar a sus piezas. "En la vida llega un momento en el que hay que olvidarse de todo lo que rodea al mundo del arte y dedicarse a hacer lo que quieres hacer", concluye el artista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS