Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La primera área metropolitana de Galicia nace tras 12 años de trámites

14 municipios de la comarca de Vigo ahorrarán un 20% al mancomunar servicios - La ley prohibirá a los alcaldes presupuestar dinero para servicios transferidos

Doce años después de formularse la propuesta en el castillo de Soutomaior y seis desde que el anterior Gobierno de Fraga dejase listo su proyecto de área metropolitana, otro Ejecutivo del PP aprobó ayer en el Consello da Xunta el anteproyecto de ley que la regula. El texto será trámitado en el Parlamento para que la integración de 14 ayuntamientos del contorno de Vigo empiece a ser efectiva en 2012. La Consellería de Presidencia ha sentado las bases para que los 14 alcaldes de la comarca más poblada de Galicia agrupen servicios que gestionará la entidad supramunicipal.

El área metropolitana gestionará las políticas de promoción económica y empleo, servicios sociales, turismo y promoción cultural, urbanismo, transporte por tierra y mar, medio ambiente, aguas, gestión de residuos, ordenación del territorio y coordinación en tecnologías de información y comunicación. Junto a la mayor ciudad de Galicia, los ayuntamientos de Baiona, Cangas, Fornelos de Montes, Gondomar, Moaña, Mos, Nigrán, Pazos de Borbén, O Porriño, Redondela, Salceda de Caselas, Salvaterra do Miño y Soutomaior cederán esas competencias al área metropolitana con el objetivo de ahorrar costes. Al menos ese es el objetivo del Gobierno gallego puesto que cualquier cesión deberá ser ratificada por el pleno de cada Ayuntamiento. La intención de la Xunta es prohibir por ley que los alcaldes, y también la Diputación, que cedan sus competencias no puedan presupuestar gastos en esos capítulos y que transfieran dichos fondos al área metropolitana, con el objetivo de "evitar duplicidades" en distintas Administraciones.

Rueda calcula que en dos o tres años empezará a prestar servicios

El titular de Presidencia, Alfonso Rueda, aseguró ayer que su objetivo es lograr un ahorro de "hasta el 20%" en los gastos de los servicios municipales. Anticipó que los Gobiernos locales y la propia Diputación cederán personal al área supramunicipal, que cualquier contratación en el nuevo ente ha de ser excepcional y fruto del acuerdo del Gobierno de la institución, donde estarán representados todos los alcaldes, y que las economías de escala de reunir todos esos servicios permitirán que el área metropolitana no genere un gasto adicional.

Rueda evitó dar ayer una fecha siquiera aproximada para la integración total de los 14 municipios. Hizo ver que la cooperación empezaría por mancomunar servicios como la recogida de basuras, el agua, hasta cerrar su ciclo completo, desde el abastecimiento hasta su depuración, y que la Xunta será estricta en el reparto de ayudas a los Ayuntamientos si se niegan a cooperar. Su objetivo es ahorrar dinero y no tener que construir 13 depuradoras si una es capaz de dar servicio a toda la población.

Preguntado sobre si ve disposición en los alcaldes para ceder fondos y competencias al área metropolitana, Rueda aseguró que deben ser ellos quienes decidan las transferencias de acuerdo con un plan de viabilidad realizado por la Universidad de Vigo. Explicó además que no todas los municipios podrán incorporarse al mismo tiempo porque dependerá del plazo de concesión que tengan firmado con las empresas de recogida de basuras o tratamiento de aguas. Ni siquiera se descarta que algunos de estos contratos puedan ser rescatados antes de que expiren las concesiones y vaticinó que en dos o tres años pueden estar en marcha determinados servicios mancomunados.

El area metropolitana constará de una asamblea integrada por 47 representantes que elegirán entre los 14 alcaldes al presidente, pero la capacidad ejecutiva la tendrá una junta de gobierno donde estarán los 14 regidores con voto ponderado según el número de habitantes. Este último órgano aprobará el presupuesto y la política de personal de la institución. La entidad está abierta a incorporar a otros municipios colindantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011