Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps culpa a Zapatero de la deuda del Consell con sus proveedores

El consejero de Economía exige 633 millones de financiación al Gobierno

El vicepresidente del Consell y consejero de Economía, Gerardo Camps, aprovechó el día de las Cortes Valencianas para culpar al Ejecutivo central de las deudas y pagos atrasados que mantiene la Generalitat con sus proveedores. A un mes de las elecciones municipales y autonómicas, Camps señaló que el Gobierno regional esperaba recibir un anticipo de 633 millones de euros del Fondo de Competitividad este año y que no se ha producido porque el Gobierno se lo niega. "Desde el Consell hemos solicitado que este punto se debatiera en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), que se celebra hoy", argumentó el consejero, "pero hemos obtenido la callada por respuesta, ya que el punto no aparece en el orden del día", lamentó.

El líder socialista valenciano dice que la financiación es mejorable

Camps se apuntaba así a la presión que ejerce CiU en Cataluña un día antes de que se reuniese el consejo en Madrid. De hecho, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, hubo de explicar ayer que la comunidad catalana, donde gobierna CiU, no puede apuntarse como ingreso los 1.450 millones que reclama del Fondo de Competitividad, ya que "uno no se puede apuntar los ingresos que no tiene".

CiU lleva ya unos días "presionando" al Gobierno con el asunto del Fondo de Competitividad. La semana pasada, el portavoz del Govern, Francesc Homs, llamó a todos los parlamentarios catalanes y especialmente a los del PSC a "presionar" y "condicionar" al Gobierno central para que aceptase pagar por adelantado y no en 2013 como pretende. Toda la izquierda apoya a CiU en Cataluña, además del PP. Ahora son los populares valencianos quienes se suben al carro.

Camps destacó además la "solvencia" económica del Consell de cara a los mercados: la situación no es excelente, pero es por culpa del Gobierno y el dinero que debe. En este contexto, el consejero anunció que las entidades financieras "ya han asegurado la colocación de 500 millones de euros de los 800 destinados a bonos para particulares" con que la Generalitat pretende generar liquidez en sus cuentas y pagar a los proveedores.

Así, Camps destacó la confianza de los inversores en las finanzas de la Comunidad e insistió en que el Gobierno dificulta la tarea autonómica. "Todavía hay quien se pregunta por qué las comunidades autónomas tardan un poco más en pagar o en atender en el pago de prestaciones de servicios o productos", declaró el consejero. "Que se lo pregunten a Zapatero, que es el que está en estos momentos ahogando la financiación de las comunidades, únicamente para dar mejores datos del déficit del Estado", concluyó.

El líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, contestó que el Consell dispone de más de 15.000 millones de euros al año de presupuesto y que "lo de echarle la culpa a Zapatero ya no funciona". Alarte se refirió también al Consejo de Política Fiscal y Financiera de hoy, al que acude el vicepresidente del Consell. "Gerardo Camps tiene un problema muy importante mañana [por hoy]. Sentarse en el consejo y representar al único Gobierno autonómico del conjunto del Estado que es incapaz de pagar los sellos, de pagar a los abogados de oficio o la gasolina de las ambulancias...". "Camps se pone una tirita en la herida y es lamentable", añadió, "nos representan a todos y han llevado a la quiebra y a la suspensión de pagos de facto a la Generalitat. Es una situación gravísima: están generando más paro, más pobreza y más incertidumbre", concluyó.

En cuanto al Fondo de Competitividad, Alarte comentó que su aplicación supone una "buena noticia" y que, en todo caso, no estarán "satisfechos con este modelo de financiación ni con ninguno, en tanto en cuanto, la financiación per cápita en la comunidad no se sitúe a la altura de la media española".

Por su lado, el diputado por Compromís y candidato a la presidencia de la Generalitat, Enric Morera, criticó la política económica del Consell y apuntó que el Gobierno de Francisco Camps "ha perdido el tren en épocas de crecimiento económico y ahora que las deudas le agobian pretende resolverlo reduciendo el capítulo de personal". Morera concretó que el Consell no "toca aquellas partidas que suponen mayor gasto y que no es inversión, y sin perder ninguno de los privilegios adquiridos de los altos cargos y su red clientelar de fundaciones, chiringuitos y sociedades anónimas".

El presidente Camps, convaleciente tras una operación de hernia discal, faltó a la cita institucional, el día de las Cortes, pero recibió a los tres vicepresidentes en su domicilio. Camps departió con el titular de Economía, con Vicente Rambla y con Juan Cotino después del acto en el Parlamento regional. Durante la reunión, según informó Gerardo Camps, el presidente despachó "actividades inmediatas de gestión, de carácter, sobre todo, económico y financiero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011