Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las hipotecas prosiguen la escalada en abril con su mayor subida desde 2007

El euríbor cerrará el mes en el 2,09% y encarecerá los créditos 756 euros al año

El cambio en la política del Banco Central Europeo (BCE) sobre los tipos de interés mantiene la escalada del euríbor hipotecario. Este indicador, que fija el coste de la gran mayoría de los préstamos a tipo variable para la compra de vivienda que existen en España, cerrará abril con su mayor subida anual desde finales de 2007 ante la previsión de que el instituto emisor del euro vuelva a elevar el precio del dinero de aquí a final de año. De momento, cuando faltan cuatro días hábiles para acabar el mes, lo que puede variar la cifra definitiva en unas milésimas, los datos permiten estimar que el indicador cerrará el mes algo por encima del 2,09%, lo que supone un avance de 0,87 puntos para los hipotecados que tengan que revisar las condiciones de su préstamo a partir de este dato.

Aunque el impacto en las hipotecas de la subida del euríbor depende de múltiples factores, para un préstamo tipo de 150.000 euros a 25 años contratado con un diferencial de 0,5 puntos sobre el euríbor, el aumento de la cuota a pagar será de unos 756 euros al año (63 euros al mes).

Hace poco más de un año, en marzo de 2010, el euríbor marcaba el valor más bajo de su historia en el 1,212%. Sin embargo, este escenario de bajos intereses que alentaba el BCE para animar la recuperación no podía durar para siempre, según afirma Sara Baliña, analista de AFI. En su opinión, más temprano que tarde la institución tenía que volver a una "normalización progresiva" en los tipos, máxime ahora que el encarecimiento del petróleo está tirando hacia arriba de la inflación. Así, con el repunte de abril, el euríbor, que lleva subiendo de forma consecutiva desde el pasado julio en comparación interanual, vuelve a los niveles que tenía en febrero de 2009. Pero aún le queda margen de subida.

El BCE cumplió el guión al subir el precio del dinero en un cuarto de punto hasta el 1,25% a principios de mes. Pero el euríbor, que es el interés al que los mayores bancos del continente se prestan entre sí, ya hace unas semanas que dejó de fijarse en el pasado para empezar a mirar al futuro.

Tras descontar en marzo por adelantado la decisión del instituto emisor, el indicador ha proseguido su escalada en abril con la vista puesta en los próximos movimientos al alza que el mercado espera por parte del BCE de aquí a final de año. Según los expertos, el organismo presidido por Jean-Claude Trichet podría volver a subir los tipos hasta en dos ocasiones en lo que queda de 2011, con lo que no descartan que acabe el ejercicio en el 1,75%.

Este incremento, tal y como vaticinan los analistas, llevaría al euríbor a cerrar el año entre el 2,60% y el 2,75%, lo que no son buenas noticias ni para las familias hipotecadas ni para el consumo en general, ya que este último se verá lastrado por el recorte en la renta disponible de los hogares.

"Su impacto en el consumo y el encarecimiento que supone el alza del euríbor en el coste de la financiación son nuevos escollos para la recuperación, sobre todo en un entorno como el actual de un crecimiento débil y de ajustes fiscales. Pero no debería tener un impacto agresivo en la factura hipotecaria siempre y cuando el BCE no opte por un escenario de fuertes subidas", resume Baliña.

Con todo, el euríbor está en niveles históricamente bajos. Aunque la revisión al alza es la mayor desde 2007, el nivel del índice está lejos del máximo del 5,39% que alcanzó en el verano de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2011