Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tiempo suspende procesiones

La lluvia impide que salgan hermandades de Sevilla, Málaga y Huelva

La lluvia o la simple amenaza fue suficiente para obligar a suspender procesiones. Aunque en Sevilla no cayó ninguna gota hasta última hora de la tarde, la hermandad del barrio del Polígono San Pablo, cuya sede está muy alejada de la carrera oficial, optó por no salir después de la experiencia del pasado año, cuando su paso se vio afectado por un aguacero. Por el contrario, el resto de hermandades decidió salir y despertó la alegría de sus hermanos, que han aguardado durante un año para acompañar a las imágenes.

En Málaga, la amenaza se cumplió y se produjeron algunas lluvias dispersas. Pese a todo, la cofradía de Crucifixión decidió salir y tuvo que adelantar su paso por la Catedral para guarecerse de un chubasco. Aunque decidió continuar, a las siete de la tarde ya le fue imposible aguantar el chaparrón. Esta misma situación afectó al resto de cofradías. Finalmente, la más popular de todas las del Lunes Santo, Cautivo, decidió a las ocho y media quedarse en su templo.

Aunque en Sevilla el tiempo aguantó hasta el atardecer, en Málaga las previsiones eran que empeoraría la situación conforme avanzara la madrugada, en particular a partir de las dos. Los responsables de las procesiones apuraron hasta el final la decisión sobre su salida.

En Huelva, dos hermandades también se vieron afectadas por las precipitaciones. Pese a que en Cádiz las previsiones apuntaban a lluvia segura, las cuatro procesiones previstas decidieron salir y sortearon el agua. Al cierre de esta edición, se encontraban en la calle. Lo mismo ocurrió en Granada, donde a pesar de la amenaza de lluvia, las cuatro cofradías salieron, aunque El Rescate lo hizo con una hora y media de retraso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2011