Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital de Santiago demora dos años los resultados de una prueba diagnóstica

El Sergas da cita a la paciente en el servicio de urología para enero de 2013

Debe de ser un error. Es lo que pensó Aurora Ourille cuando recogió su volante en el Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) tras hacerse una prueba por un problema de cistitis. La fecha para que el especialista revisase los resultados era el 21 de enero de 2013, dos años y un mes después de ser sometida a una cistografía.

Debe de ser un error. Es lo que todo el mundo le dice a Aurora cuando cuenta su caso, al sacar la cita del Servizo Galego de Saúde (Sergas) para 2013, para cuando su salud puede haber mejorado, empeorado o, lo que es casi seguro, presentar unos síntomas totalmente distintos a la fecha de la prueba.

Debe de ser un error. Fue la primera impresión de una portavoz del CHUS cuando este periódico se puso en contacto con el hospital para comprobar la razón de esta demora. Pero hace ya tres meses que Aurora fue sometida a la cistografía, una prueba que no es precisamente rutinaria a los ojos de un paciente común. Consiste en someter a rayos X a la vejiga, para la que previamente hay que introducir una sonda y un colorante que logra el contraste que permite al especialista de urología diagnosticar la dolencia.

Para cerciorarse de que no era un error, tal y como pensó ella, opinaron los familiares y conocidos que supieron del caso y supuso la portavoz del CHUS, Aurora fue al médico de cabecera. Según cuenta, se limitó a contestarle "con malas maneras" que "esto es lo que hay". "¿No puedo hablar con alguien que esté por encima de usted para preguntar qué falla?", preguntó ella. "Me respondió que por encima de él solo estaba su mujer", continúa relatando. Después acudió al servicio de atención al paciente del hospital, el procedimiento adecuado, según el propio centro. Y, tras poner su queja, no hubo respuesta. Hasta ahora no ha recibido ninguna noticia del CHUS.

No era la primera reclamación que hacía. La primera cita del médico de cabecera para acceder a la prueba estaba fijada para el 22 de septiembre de 2011. Tras interponer una queja, adelantaron la cistografía al 22 de diciembre de 2010.

El CHUS explica que, de momento, no puede explicar qué sucede con este caso concreto, tiene que hacer las comprobaciones de cómo se tramitó su reclamación en atención al paciente. Detalla que la media para una primera cita en Uroloxía, la especialidad que afecta a esta mujer de 59 años, es de 45 días. Todo un logro, si se tiene en cuenta que se considera como el paso más importante para evaluar la gravedad de una dolencia y hace algo más de un año superaba los 100. Esta primera demora es, además, la única que cuenta en la publicación trimestral de la lista de espera de especialidades.

"Resuelto esto, estamos trabajando para que las segundas citas ronden el mes y medio o dos meses", relata la portavoz. ¿En cuánto está ahora? "Depende del paciente". Dos años y un mes, en el caso de Aurora. Estos datos no saldrán reflejados dentro de unos días, cuando el Sergas publicite los resultados de la demora en el primer trimestre del año.

Y no, no parece un error.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de marzo de 2011