Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN | CiberP@ís

Operación Títere en Internet

El Ejército de EE UU encarga a una empresa crear falsas identidades para meter propaganda en las redes sociales

Las revoluciones se cuecen en las redes sociales. Así que el Ejército de Estados Unidos ha dedicado parte de su presupuesto a cambiar balas por palabras. Es la Operación Títere. Misión: invadir las redes sociales con falsos tertulianos.

La empresa California Ntrepid se ha adjudicado un contrato de dos millones de euros con el Comando Central, organismo militar que supervisa las operaciones armadas de Estados Unidos en Oriente Próximo y Asia Central. Ntrepid desarrollará un software para la gestión personal de servicios en Internet, según publicó ayer el diario británico The Guardian.

En realidad, ese software permite que una persona entre en foros y conversaciones de las redes sociales y así introducir argumentos, datos, comentarios favorables a las tesis norteamericanas. Cada una de estas personas suplantaría 10 identidades a la vez.

El contrato de Centcom exige que cada persona virtual debe de tener detrás una biografía convincente para respaldar su falsa identidad. Hasta 50 personas se dedicarán a estos menesteres, con unas identidades falsas formadas "sin temor a ser descubiertas por sofisticados enemigos".

Por si había dudas, el comandante del Comando Central, Bill Speaks, lo explica claramente: "la tecnología sigue las actividades clasificadas para que Centcom puede enfrentarse a extremistas violentos y a la propaganda enemiga".

Ninguno de los blogueros y twitteros del Ejército norteamericano escribirá en inglés, ya que podría tener consecuencias judiciales en EE UU por suplantación de identidad, aparte de ser un espía poco convincente. Los tertulianos escribirán exclusivamente en árabe, persa, urdu y pashto desde unos servidores colocados en diferentes países, aunque todos ellos trabajarán en la base aérea de MacDill, en Florida.

La Operación Títere forma parte del programa OEV, que se desarrolló por primera vez en Irak como un arma de guerra psicológica contra la presencia en la Red de Al Qaeda. Desde entonces, las tácticas de OEV han sido utilizadas contra los yihadistas en Pakistán, Afganistán y Oriente Próximo. OEV es visto por los altos mandos de EE UU como una parte vital de lucha contra el terrorismo y las ideologías más radicales.

El pasado año, el general David Petraeus, entonces comandante de Centcom, compareció ante el Senado para explicar estas actividades, que describió como "la lucha contra la ideología extremista y la propaganda, y para asegurar que sea escuchada en la región una voz creíble".

Por su parte, el general Mattis añadió: "OEV busca obstaculizar la contratación y formación de terroristas suicidas, negar refugio seguro para nuestros adversarios y luchar contra la ideología extremista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de marzo de 2011