Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de los octavos de final

Las tres vidas de Benzema

El punta pasa de suplente y cuestionado a goleador del Madrid tras la llegada de Adebayor

"Estamos todos de acuerdo: no veo a nadie que diga que Karim está peor que hace un año o que hace unos meses. Es un jugador diferente, para mejor, en muchos aspectos", dijo José Mourinho antes del partido del Madrid contra el Hércules. Esa noche marcó dos goles. Anotó su tercer doblete seguido. Y Mourinho le volvió a alabar en la sala de prensa: "Ahora baja a defender en los córners y hasta gana balones en el primer palo. Es otro. Está feliz".

De eso dan fe también sus compañeros. "Es un fuera de serie. Y ahora se le ve más extravertido, con más ganas de bromear", dice Casillas. Sin embargo, ni ellos ni su entrenador saben o quieren decir a qué se debe el cambio del delantero francés. Los datos dicen que su mejora se debe o, al menos, coincide con la llegada de Adebayor. El promedio goleador de Benzema ha pasado de 0,12 tantos por partido a principios de temporada (desde la primera jornada hasta la lesión de Higuaín) a 0,64 en el tramo en el que era el único delantero disponible (del 21 de noviembre a finales de enero) y a uno en el último mes y medio.

Marcó 0,12 goles por partido hasta la baja de Higuaín. En el último mes y medio, uno

Si los gatos tienen siete vidas, Benzema ha experimentado tres en el curso 2010-2011. Se marchó Raúl en el verano y el francés empezó la temporada con la única competencia de Higuaín (máximo goleador blanco la campaña pasada).

También empezó la temporada escuchando a su propio entrenador reclamar un día sí y otro también un tercer delantero. "Si se me lesiona alguno de los dos es muy difícil seguir en las tres competiciones", insistía Mourinho. En realidad, el técnico reclamaba un sustituto para Higuaín. Creía que, de lesionarse el argentino, no habría podido tirar de Benzema. No le gustaba su indolencia en el día a día ni su falta de carácter a la hora de pelearse por un puesto en el once. "A Karim lo he dejado en el banquillo porque desde allí, sentado, seguro que ve mejor los partidos y se da más cuenta de lo que necesita el equipo", comentó Mou en cierta ocasión.

Hasta la lesión de Higuaín (el argentino disputó su último partido, contra el Athletic, el 20 de noviembre), Benzema había jugado 16 partidos (fue sustituido en 13) y había marcado dos goles. Promediaba un remate a puerta cada 43 minutos. Incluso Kaká, el jugador blanco que más tiempo ha pasado en la enfermería, se atrevió a dejarle en evidencia en público. "Técnicamente, es indiscutible, pero a veces desaparece de los partidos. Puede hacer un poco más. Es lo que esperamos todos de él", afirmó el brasileño en un acto publicitario a mediados de enero.

Ausente Higuaín por lesión, Benzema volvió a sufrir la falta de confianza de su entrenador. En cuanto se confirmó la hernia del Pipa, Mourinho no perdió la ocasión para pedir un refuerzo al presidente, Florentino Pérez. Este insistió una y otra vez en que con Benzema (su apuesta personal) y un canterano había delanteros de sobra. Fue el técnico quien acabó ganando la batalla. Pero parece que el ariete francés también ha ganado. La llegada de Adebayor le ha despertado del letargo y ha acabado con la falta de continuidad que había padecido.

Desde la lesión de Higuaín hasta el fichaje de Adebayor (26 de enero), Benzema ha jugado 14 partidos y marcado nueve goles. Seis de ellos fueron dos tripletes: uno contra el Auxerre (con el Madrid ya clasificado para los octavos de final de la Champions y sin nada en juego) y otro contra el Levante en la Copa (8-0). Promediaba un remate a puerta cada 46 minutos.

Adebayor, nada más aterrizar, le robó la cartera. Mourinho apostó por él y sentó a Benzema contra la Real Sociedad, el Espanyol y en su casa, en Lyon, en el partido de ida de los octavos (1-1). Benzema entró en la segunda parte, justo a tiempo para marcar el gol del empate. Desde esa noche no ha vuelto a sentarse en el banco. Desde esa noche ha marcado tres dobletes seguidos (en dos ocasiones, compartiendo la delantera con Adebayor) y ha sumado ocho goles en ocho partidos. Mañana, contra el Lyon, es probable que Mou recupere a Cristiano Ronaldo y el esquema habitual del 4-2-3-1. Solo hay espacio para un punta. Podría empezar la cuarta vida de Benzema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 2011