Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscal jefe de Valencia reclama al Consell cubrir la falta de funcionarios

Teresa Gisbert, fiscal jefe de la provincia de Valencia, reclama a la Consejería de Justicia más funcionarios para poner fin al "problema endémico" de la falta de personal derivado de la creación de nuevos juzgados y plazas de fiscal sin personal suficiente para atenderlos.

Gisbert, en unas declaraciones efectuadas a Europa Press, lamenta que hace tres años, cuando la fiscalía se dividió en dos secciones, una para el Tribunal Superior de Justicia y otra de ámbito provincial, la primera se quedó con funcionarios que, en realida, formaban parte de la fiscalía de la provincia de Valencia. Aquella decisión dejó sin suficientes trabajadores al área de la que es responsable Gisbert, quien reclama seis funcionarios tramitadores -según la plantilla definida por el Ministerio de Justicia- y dos o tres auxilios de justicia.

Estos últimos, en opinión de la fiscal jefe, ejercen una labor "tan importante" como la de los tramitadores porque son "la primera cara que ve cualquier persona que se acerca a la fiscalía". Estos funcionarios se encargan de los registros de entrada y salida en los juzgados, de las citaciones o de las notificaciones, entre otras cuestiones. La falta de tramitadores ha obligado Gisbert a cubrir sus bajas con auxilios "pese a que no se les ha subido el sueldo".

El resultado de esta carencia de personal es la saturación de la carga de trabajo que ejercen los funcionarios de la fiscalía provincial de Valencia; sin embargo, Gisbert defiende la calidad de su labor: "Estoy muy contenta, su trabajo es imprescindible para que la fiscalía funcione y para dar respuesta a los ciudadanos".

El hecho de que Gisbert lleve años reivindicando más funcionarios para cubrir las vacantes existentes, no significa que su relación "personal" con la Consejería de Justicia no sea buena. Incluso agradece los nuevos despachos para que los fiscales no atiendan a las personas en salas sin mesas ni sillas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de marzo de 2011