Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sesenta siglos de historia en barro

El Museo Arqueológico de Bilbao abre una muestra de piezas de cerámica

El Museo Arqueológico de Bilbao inauguró ayer en su primera planta una exposición de fragmentos de cerámica hallados en excavaciones de Euskadi y Navarra que abarcan más de 6.000 años de historia, desde el 4.270 a.C. hasta el siglo XX, con la que se pretende exhibir "la capacidad de reconstrucción histórica" a partir de estos materiales.

La muestra, titulada Los platos rotos. Cerámica y arqueología, y que permanecerá abierta hasta el próximo 1 de mayo, está compuesta por 75 piezas procedentes de las tres provincias vascas y Navarra, de diferentes épocas y tipologías, como ladrillos, recipientes, cajas, cuencos, cántaros o jarras. A ellos se suman atifles (piezas para separar objetos y que no se peguen), platos, ollas, embudos, tapaderas, tejas, pesas, etcétera.

Los materiales han sido aportados por el Bibat (el Museo de Arqueología de Álava); el Centro de Depósito de Materiales Arqueológicos y Paleontológicos de Guipúzcoa y el propio Museo Arqueológico bilbaíno, además de la Institución Príncipe de Viana de Navarra.

El recorrido se ha organizado en una introducción y tres bloques temáticos: Cerámica y sociedad, que suma un total de 24 piezas; Cerámica y arqueología, que cuenta con 36 elementos, y Cerámica e historia, formado por 15 objetos. Las piezas más antiguas que se exhiben están datadas entre los años 4.270 y 370 a.C. La más relevante de ellas es un gran vaso ovoide procedente de El Bortal (Carranza), datada a finales de la Edad de Bronce (entre 1.250 y 700 a. C.) y que pertenece a la muestra permanente del propio Museo Arqueológico de Bilbao.

El director de Cultura de la Diputación vizcaína, Jon Iñaki Zarraga, destacó ayer en la inaguración que el objetivo de la exposición es "mostrar la capacidad que tienen los materiales cerámicos recuperados en el transcurso de la actividad arqueológica de proporcionar información que, convenientemente recuperada, leída e interpretada, puede utilizarse para la reconstrucción histórica de facetas concretas del pasado".

Zarraga añadió que la institución foral quiere además "aproximar al gran público el trabajo de quienes realizan investigaciones históricas con restos arqueológicos y objetos de cerámica recuperados en yacimientos de Euskadi", algunos de los cuales "resultan inéditos para el territorio vizcaíno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de febrero de 2011