Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Arranca la precampaña del 22-M

El presidente valenciano no se deja ver

El presidente valenciano, Francisco Camps, optó ayer por la prudencia y evitó hacer nada que pudiese incomodar a Génova o empañar el acto en Albacete de María Dolores de Cospedal. Tanta fue la prudencia, que Camps optó por no acudir a una jornada sobre municipalismo y empleo, organizada por la dirección regional del PP en la ciudad de Torrent, a la que acudieron cerca de un millar de cargos de las tres provincias.

Al acto asistió la práctica totalidad del Gobierno valenciano, diputados, senadores, un numeroso destacamento de alcaldes -incluido el de Castellón, Alberto Fabra, cuyo nombre ha sonado con fuerza como candidato alternativo en caso de que Camps no llegase a ser proclamado- y las direcciones regional y provincial de Valencia.

Todos los intervinientes en la jornada tuvieron palabras de elogio para Camps, mientras el auditorio esperaba para aclamarlo, pero el presidente valenciano no apareció. Y ello pese a que en los alrededores del auditorio se pudo ver a los escoltas que lo acompañan habitualmente y al equipo de Canal 9 que cubre los actos de Camps.

"No sé si el presidente vendrá", aseguró el dirigente del PP provincial de Valencia Alfonso Rus, apenas media hora antes de la clausura del acto. "Si viene, mejor, la gente lo quiere ver". Pero Camps no apareció. Es cierto, como recalcó la dirección regional del PP, que no estaba anunciado en la convocatoria. Pero es igualmente cierto que no es la primera vez que Camps aparece por sorpresa o se anuncia su llegada en el último momento para evitar a los medios de comunicación.

"Lo único que reivindicamos es que lo hagan candidato lo antes posible", insistió el presidente provincial de Valencia, que reconoció que el debate sobre el futuro de Camps les impide hablar "de otros temas que sí interesan, como los ERE de Andalucía, el caso Faisán o los cinco millones de parados". Rus apeló a Rajoy, que es "el fuerte, aunque a Cospedal la llamen la dama de hierro", para que desbloquee ya la situación de Camps.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011