Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez indaga el alcance del fraude del 'caso Terra Mítica'

El magistrado toma declaración a 11 personas y cita a seis

El juez del caso Terra Mítica, que investiga la trama de facturas falsas que supuestamente defraudó 4,4 millones de euros a Hacienda durante la construcción del parque temático de Benidorm, citó ayer a declarar como imputados a 11 personas. Hoy está previsto que lo hagan seis más. El titular del Juzgado de Instrucción 3 de Valencia magistrado debe delimitar cuántos de ellos y de qué modo participaron en el fraude millonario.

El asunto es complejo. La causa de Terra Mítica se inició en el año 2005 con una denuncia de la Agencia Tributaria. En ella se apuntaba (y más tarde ha sido detallado por el perito designado por el juez) el presunto fraude cometido por una veintena de empresas que, organizadas en escalones, intercambiaban facturas por trabajos no realizados o hinchados de precio que acababa pagando el parque temático. Lo hacían, supuestamente, manipulando el IVA y el impuesto de sociedades.

Los 17 imputados están conectados a la causa por un empresario fallecido

La Agencia Tributaria presentó más tarde una nueva denuncia contra varias empresas. Aunque el sistema empleado para defraudar era aparentemente el mismo, no parecía existir relación con el parque, de modo que la investigación fue asumida por otro juzgado de Valencia (el 15), que imputó a 17 personas. A finales del año pasado, la Audiencia Provincial decidió acumular esta segunda instrucción en la causa de Terra Mítica. Las 17 personas han sido citados a declarar ahora en el juzgado número tres.

Cuatro de ellos, que ya estaban imputados en la causa original, admitieron ante el juez haber prestado servicios en el parque, aunque con arreglo a la ley. La mayoría afirmó, en cambio, que jamás trabajó en Terra Mítica y alguno, con aspecto de obrero de la construcción, añadió a la puerta de la sala que ni siquiera entendía qué hacía allí.

Existía, sin embargo, un punto de conexión. Todos admitieron haber trabajado para el empresario Francisco Escoto en otros lugares, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia o el puerto de Castellón. Escoto, propietario de Excavaciones Escoto, una pieza importante en la trama de las facturas de Terra Mítica, falleció en 2009, lo que implicó automáticamente su sobreseimiento libre.

Según el informe pericial aportado al caso, su empresa (al contrario que otras investigadas) tenía efectivamente actividad, pero "habría obtenido determinadas facturas de sus proveedores que no se ajustarían a la realidad".

El juez investigará si los nuevos imputados tuvieron o no alguna relación con la trama de Terra Mítica y, en todo caso, si participaron en un sistema de facturas fraudulentas similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011