Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los psicólogos ensayan terapias a través de la Red

Empieza a abrirse paso en Galicia, aunque aún muy tímidamente, la oferta de gabinetes on line de psicología. Seguir una terapia desde casa, o incluso bajo absoluto anonimato a través del correo electrónico, el telefóno o vía chat, es un nuevo servicio muy extendido en otros países de Europa o el continente americano que ahora también ofrecen un puñado de consultas gallegas. Se trata de suprimir barreras de espacio y tiempo, de hacer más asequible una terapia de ayuda a quienes por lejanía, ritmo de vida laboral o personal o por sufrir agorofobia o fobia social no pueden o no quieren acudir a la consulta de un psicólogo.

"Con el ritmo de vida que llevamos o porque a uno le da reparo o vergüenza, resulta más cómodo para mucha gente tener sesiones por Internet", comenta Verónica García-Gesto. Acaba de abrir, con otros dos profesionales, un gabinete en A Coruña, Psicosolución, que además de consultas presenciales tradicionales, ofrece terapias por videoconferencias, chat o teléfono las 24 horas al día.Cada paciente elije si quiere ser visto o ver la cara de su psicólogo durante sesiones de media hora que cuestan lo mismo que si acudiesen a la consulta -más baratas por chat. Otra ventaja es el anonimato absoluto que permiten. El usuario puede registrarse bajo pseudónimo para charlar de sus problemas con su terapeuta.

"Algo aún desconocido"

"Es algo nuevo, aún muy desconocido o en lo que la gente no confía, pero me he llevado una muy grata sorpresa, funciona muy bien, estoy muy satisfecha con los resultados", cuenta Carmen López, que ya lleva dos años ofreciendo terapias vía Internet desde su consulta, Psicoencuentro, en Noia (A Coruña).

De momento, sigue teniendo más pacientes que eligen las sesiones presenciales, pero confía en aumentar las consultas vía Internet. "Tanto para el paciente como para el psicólogo resulta ameno". A Carmen López no le gusta consultar a través del chat "porque es frío y da pie a malas interpretaciones, no se aprecia el tono de voz, que es importante". Pero es partidaria, porque dio buenos resultados, de la consulta por correo electrónico. "Es otra forma de trabajar, rica e interesante, porque lo escrito permanece, se pueden releer los consejos que se van dando, y la gente se explaya más". La videoconferencia también es modelo alternativo que valora esta profesional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de enero de 2011