Bruselas investiga las trabas a la competencia entre la operadora y PT

Bruselas ha abierto una investigación para determinar si el acuerdo de no competir entre Telefónica y Portugal Telecom podría suponer una violación de la legislación antitrust de la Unión Europea. La investigación, que han iniciado los funcionarios de Competencia, cuyo departamento dirige el vicepresidente de la Comisión Joaquín Almunia, se refiere al compromiso recíproco que alcanzaron la española y la portuguesa para no actuar en el país de su socio hasta el 31 de diciembre de 2011, según fuentes europeas de Competencia y de las empresas investigadas. Es el clásico acuerdo de "yo no me meto en tu casa y tú no te metes en la mía", contrario a las normas de la competencia. La investigación podría hacerse pública hoy.

Más información

El acuerdo se rubricó en julio junto con la compra por Telefónica a PT de su participación en Vivo por 7.500 millones, aunque Bruselas investiga si arrancó antes, cuando ambas eran socias. Esa operación fue inicialmente vetada por el Gobierno portugués con una acción de oro luego declarada ilegal por el Tribunal de la UE, pero que Portugal mantiene en vigor sin haber sido expedientado por ello.

Durante las negaciones sobre Vivo, Telefónica planteó ese acuerdo de no agresión en el mercado ibérico en telefonía fija o móvil, Internet y televisión, fijando como plazo el 31 de diciembre de 2011. Se comprometían a no invertir más allá de la mínima actividad ya existente por la presencia de una filial de Telefónica en Portugal en nada que supusiera competencia entre ambas en sus respectivos territorios.

Fuentes conocedoras de los acuerdos señalan que en ellos se decía que ese pacto solo sería válido si era conforme con la ley, aunque fuentes jurídicas señalan que esa es una cláusula de estilo que no basta para eximir de culpa llegado el caso. La apertura de la investigación no implica que la Comisión haya llegado a ninguna prueba concluyente, sino que desea investigar a fondo el caso. Fuentes de Telefónica y de PT confirmaron que la Comisión Europea les había notificado la apertura de un proceso para investigar su relación. Ambas manifestaron su plena disposición a colaborar. La portuguesa señaló que la existencia de diversas alianzas con Telefónica en los últimos años "nunca impidió que las empresas desarrollasen su actividad de forma normal, y en competencia, en los mercados en que están presentes".

La Comisión abrió una investigación similar el pasado junio sobre las posibles restricciones a la competencia en el acuerdo alcanzado entre la firma francesa Areva y la alemana Siemens. Ambas compañías alcanzaron un acuerdo en el campo de la tecnología nuclear civil a través de la alianza Areva NP. Bruselas estudia si las cláusulas establecidas en el acuerdo constitutivo de esta compañía suponen una violación los artículos 101 y 102 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y los artículos 53 y 54 del Acuerdo del Área Económica Europea.

Al tratarse de un acuerdo entre empresas de distintos países, la investigación corresponde a Bruselas. Además del acuerdo de no competencia, ambas empresas anunciaron en julio que planeaban una alianza industrial en áreas como I+D, tecnología, prácticas comerciales o modelo de negocio. Aunque las negociaciones debían comenzar este mes, no ha habido movimientos y la alianza está en punto muerto. Ambas empresas tienen otras prioridades. Las tensiones de la operación con Vivo dificultan un clima de confianza y la entrada en la operadora brasileña Oi da a PT la escala que pretendía compensar con ese pacto y convierte a ambas en duras competidoras en Brasil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 24 de enero de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50