Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez admite y amplía la querella del Emshi por el agujero de Emarsa

Investigará más ejercicios contables y a más empresas proveedoras

Fue a primeros de noviembre pasado cuando el consejo de administración de la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) presentó una querella en los juzgados contra los principales responsables de Emarsa (Empresa Metropolitana de Aguas Residuales, SA) por un agujero millonario nacido de haber pagado a distintas empresas, varias de ellas relacionadas con cargos del PP, por servicios nunca prestados, no especificados o sustentados en contratos y adjudicaciones irregulares.

El juez comunicó ayer, después de subsanar algunas deficiencias en el procedimiento de presentación de la querella, que la admite a trámite. No solo eso, sino que, de acuerdo con la investigación que estaba realizando, y que tuvo que cerrar la fiscalía al ponerse sobre el asunto un juzgado, amplía los ejercicios a investigar, al menos desde 2008, y las empresas vinculadas al presunto fraude. En la misma resolución judicial, rechaza, de momento, la personación del PSPV como acusación en la causa.

Los proveedores sospechosos facturaron más de 30 millones

Fue el 4 de octubre cuando Ramón Marí y otros tres miembros del consejo de administración de Emarsa acudieron a la fiscalía para trasladarle supuestas irregularidades en la gestión de la empresa. Esencialmente, que todos los contratos de la entidad omitieron el procedimiento legal establecido, además de no rendir cuentas al consejo de administración.

Los denunciantes señalaron también que varias empresas habían cobrado servicios supuestamente no realizados: Construcciones Rocafort, Microprocesadores Valencia, Mantenimiento Valmasmark y Sofitec Informática, inicialmente.

Enrique Crespo, presidente del Emshi, propietaria de Emarsa, aportó documentación sobre las irregularidades y amplió la denuncia ya existente incorporando nuevas empresas: Notec, Hispavasa, Erwinin y Pintergreen. Crespo siempre señaló como responsable de la gestión a Esteban Cuesta, gerente de Emarsa.

Esa relación se fue ampliando según avanzó la investigación e incluyó a Cesmi Hergar, Gea Manuel, Tebyc Tecnos ESP. Bombas, Flygt y Auditmedia de Medios. La facturación de todas ellas supera los 30 millones de euros.

Y fue entonces cuando Emshi presentó una querella contra Esteban Cuesta, gerente de Emarsa; Enrique Arnal, director financiero; y los administradores de varias de las empresas implicadas, las cuatro primeras citadas. El juzgado número 15 de Valencia ha aceptado investigarlo y añadir al resto de empresas que progresivamente fueron apareciendo como proveedores sospechosos de fraude y sus administradores, además de iniciar las pesquisas, al menos desde el ejercicio 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2011