Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps achaca el retraso en su designación a la estrategia inteligente y austera del PP

Francisco Camps, presidente de la Generalitat, justificó ayer el retraso en su proclamación como candidato del PP a la presidencia de la Generalitat: "Me imagino que responde a una estrategia electoral inteligente del partido. Es más, sé que es eso", dijo rotundo Camps al término de su entrevista con la nueva delegada del Gobierno, Ana Botella. El presidente despachó con un lacónico "no" que el retraso de su proclamación tenga algo que ver con su imputación en el caso Gürtel.

Camps entendió que proclamarlo en estos momentos, a cuatro meses de las elecciones, sería una pérdida de esfuerzos innecesaria. "A los actos de proclamación de candidatos se les da fuste y no pueden quedar en un breve [noticia corta en los periódicos] en el mes de enero", explicó a la vez que recordó que lo más lógico, y es algo común en los grandes partidos políticos, es acercar la proclamación al inicio de la campaña electoral. "Además, ya anuncié hace unos días en Madrid que vamos a hacer una campaña electoral austera, habida cuenta de las circunstancias económicas de los valencianos y el resto de españoles".

Poco antes, el presidente de la Generalitat se reunió por primera vez con la delegada del Gobierno, Ana Botella. Tras un encuentro que ambos describieron como cordial, ambos apelaron a la necesidad de colaborar para resolver los problemas de los ciudadanos. Según dijo Camps, hay dos cargos políticos que le hacen "empatizar"; el del delegado del Gobierno y el de concejal de Tráfico porque, como explicó, son responsabilidades que él mismo ha desempeñado en el pasado. El presidente y la delegada anunciaron un "catálogo amplio de temas" que irán pergeñando en poco tiempo. "Si aunamos esfuerzos será mucho más beneficioso para los ciudadanos", añadió Botella.El presidente de la Generalitat entresacó de ese catálogo futuro dos cuestiones que considera perentorias y que tienen que ver con la construcción del corredor mediterráneo y los temas de seguridad, tanto en las ciudades como en el ámbito rural. El consejero de Gobernación, Serafín Castellano, presente en la reunión, concretó otras dos cuestiones prioritarias para el Consell en sus conversaciones con el Gobierno español, que son las prospecciones petrolíferas en la costa valenciana y el traspaso de competencias a la Generalitat sobre los chiringuitos de playa.

"Nuestro papel es facilitar ese clima de entendimiento entre las consejerías y los ministerios, que son los que tienen las competencias", confirmó Botella.

A preguntas de los periodistas, Francisco Camps confirmó que es su intención concretar una reunión con el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, tras el contacto telefónico que mantuvieron ambos a comienzos de este año a iniciativa del político socialista. L

as principales cuestiones a discutir en este encuentro tienen que ver con la búsqueda de soluciones a la complicada situación económica valenciana y a una nueva reforma del Estatut d'Autonomia, renovado con el acuerdo de ambos partidos políticos en 2006.

Camps detalló que los dos dirigentes, que mantuvieron una conversación telefónica el pasado 3 de enero, acordaron "verse en cuanto los respectivos directores de gabinete tuviesen elaborada una propuesta" conjunta en varias materias. "Lo interesante es que presentemos un papel conjuntamente", algo en que los dirigentes están "completamente de acuerdo".

"No se trata tanto de una reunión para llegar a un acuerdo como la presentación formal de un acuerdo en beneficio de nuestra comunidad", concretó Francisco Camps, que utilizó de ejemplo la presentación el pasado jueves de la Estrategia Territorial Valenciana, a pesar de que esta iniciativa nace sin el consenso con los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2011